Francisco Sacacia, Secretario General de UGT Comarques de Castelló

A finales del 2022, desde la diputación provincial, se creó la comisión en apoyo del sector cerámico, con la participación de los ayuntamientos afectados. Posteriormente se incluyeron los agentes sociales, como representantes de las partes mas afectadas, empresas y trabajadores/as de las mismas. Concretamente, ASCER, ANFECC Y ASEBEC por la parte empresarial, y UGT y CCOO, por parte sindical. De hecho, fueron estos últimos, empresas y sindicatos,los que llevaron todo el peso de las reivindicaciones y reclamaciones al gobierno, con el respaldo de la Diputación.

Todo lo anterior, desembocó en el MANIFIESTO “Por el mantenimiento de la economía de Castellón”, firmado por mas de 30 asociaciones empresariales, sindicales, culturales y muchas mas como ayuntamientos, puertos, aeropuertos, mutuas, etc. En definitiva consiguió aglutinar a toda la sociedad castellonense y también a sectores de fuera de la provincia, todo ello, debido a la importancia fundamental del sector cerámico en la economía de nuestra provincia.

No voy a profundizar mas en las causas de este manifiesto, pero sí en la actuación de UGT Comarques de Castellón en todo este proceso. Ya que lo considero importante para poner en contexto el título del presente artículo. Y respecto a la primera parte, AYUDAS, desde el principio nos involucramos decididamente en apoyo de la concesión de ayudas a las empresas del sector, (azulejos, y fritas y esmaltes cerámicos) , para mitigar el encarecimiento desorbitado de las materias primas y energía, y con ello, mantener el nivel de empleo, principal prioridad nuestra. Desde UGT, planteamos desde el principio que la concesión de ayudas tenían que ir ligadas al mantenimiento del empleo, y bajo ningún concepto, servir para pagar indemnizaciones de despidos. Esta premisa, fue aceptada por la parte empresarial, que se concedieran a las que habían mantenido el nivel de empleo.

Pues bien, cuando se han concedido las ayudas, pocas seguramente, nos encontramos con empresas y grupos empresariales, algunos muy conocidos, que ya han empezado a plantear ERES, sí ERES, no ERTES. O sea, ahora que tienen las ayudas concedidas y cobradas en algunos casos, van a echar a gente a la calle. Esto me recuerda a las declaraciones de los políticos que no iban a pactar con según que grupos, a nivel central, autonómico o local, y después de las elecciones ya hemos visto lo que han hecho.

Volviendo al tema de los ERES, segunda parte del título del artículo, desde UGT Comarques de Castelló, vamos a ser coherentes con nuestra actuación en todo este proceso, y vamos a exigir que las ayudas a las empresa que plantean ERES, reviertan directamente en mejorar las condiciones de las personas que van a perder su empleo. Para que quede claro, las empresas, que paguen las cantidades legales del despido, y las ayudas recibidas, en su totalidad, incrementen las indemnizaciones de los trabajadores y trabajadoras despedidos, además de forma lineal, ya que como es habitual, la mayor parte de los despidos se producen en las categorías mas bajas y peores salarios. Ya que no han cumplido con la premisa de mantener el empleo, por lo menos, que la reducción del mismo, no les salga gratis.