Son necesarios más servicios, mejores empleos y mejores cuidados

Aniversario de la Ley de Dependencia

Aniversario de la Ley de Dependencia
Este lunes se cumplen 14 años de la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, “de Promoción de la Autonomía Personal y atención a las personas en situación de dependencia”, más conocida como Ley de Dependencia. Con la aprobación de esta ley se hacía efectivo el derecho subjetivo a atender a las personas en situación de dependencia y prestarles atención a través de una cartera de servicios y de prestaciones en función de su situación. Hoy, a catorce años de su aprobación, seguimos reclamando el efectivo cumplimiento de la Ley, y el desarrollo de unos servicios públicos de calidad que atiendan a las personas en situación de dependencia.

Este año, además, la crisis provocada por la Covid-19 ha puesto de manifiesto la importancia de cuidar a las personas en situación de dependencia, así como la necesaria profesionalización de dicha actividad en la sociedad actual. Y también ha puesto de manifiesto la precariedad en la que se ha estado desempeñando dicha actividad laboral en muchas ocasiones, sin garantías de salud y seguridad laboral por no contar con los medios ni protocolos para afrontar la crisis sanitaria. Todo ello en un sector, además, altamente feminizado y a cuya actividad, históricamente, no se le ha reconocido el valor suficiente, como le ha sucedido a la mayor parte de trabajos feminizados.
Y con todo, la situación no ha hecho más que acentuar una realidad de la que somos conscientes: La vulnerabilidad del sistema de atención a las personas dependientes, y las grandes carencias que seguimos arrastrando por la no consolidación de dicho sistema. Es decir, que cuando los servicios no se pueden mantener por la falta de medios, las personas retornan a las familias, y al modelo de cuidados tradicionales.

Así, los recortes sufridos por la falta de medios tanto personales como materiales, la falta de una inspección de servicios sociales y en definitiva la falta de previsión de las administraciones, ha hecho que sean las personas dependientes las que hayan sufrido la enfermedad, con un resultado de pérdida de muchas vidas y sufrimiento de muchas familias.

Por ello, y a la vista del informe realizado con los datos estadísticos del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) (2013-2019) y los últimos datos publicados por el SAAD de noviembre de 2020 desde UGT consideramos necesario establecer una serie de actuaciones urgentes para mejorar la atención a las Personas en Situación de Dependencia y a las trabajadoras y trabajadores del sector:

  • Desarrollar el art 35 de la ley 39/2006 de calidad en el empleo que está directamente vinculada a la calidad en el servicio y la atención de personas beneficiarias.
  • Avanzar en el fortalecimiento de los servicios que fundamentan el Estado social que proclama nuestra Constitución, al mismo tiempo que dotan de mayor cohesión a nuestra sociedad. No solo por razones de justicia social, sino también por razones económicas, pues la inversión en la construcción de los servicios sociales es estratégica para impulsar la reactivación de la economía; Tal y como se recoge en el Acord per la Recuperació de la Comunitat Valenciana “Alcem-nos” es necesario.
  • Agilizar los procedimientos administrativos y adoptar otras medidas orientadas a reducir la lista de espera. Así como establecer una actuación coordinada sociosanitaria que evite la duplicidad de trámites y la seguridad en las actuaciones.
  • Potenciar los servicios de promoción de la autonomía personal para posibilitar que las personas mayores puedan vivir con las garantías suficientes en su hogar el mayor tiempo posible y para ello se deben de incrementar y potenciar los servicios de teleasistencia, un mayor número de horas del Servicio de Ayuda a Domicilio y se deben de crear más Centros de Día. Sin descuidar tampoco el incremento de plazas públicas en centros residenciales, y por tanto la ampliación de la oferta en el entorno más cercano a las personas.
  • Además, a nivel estatal, es fundamental, que se aborde la regulación de la figura del asistente personal que recoge la ley, y que después de trece años sigue sin estar regulada pese a ser una figura muy importante en lo referente a la promoción de la autonomía y el concepto de vida independiente de las personas con diversidad funcional. Para ello se debe fijar cual es el objetivo de la prestación, y las funciones a desarrollar, y la formación de los asistentes; Además, es de suma importancia la relación laboral y el sistema de seguridad social en el que se debe encuadrar, ya que no podemos consentir que se desvirtúe el sentido de esta figura con el consiguiente perjuicio hacia las personas trabajadoras y por tanto a las que se presta el servicio.
  • Dotación de personal: En general, dotar a los servicios de atención a la dependencia el personal necesario. El Sistema de Atención a la Dependencia muestra una sorprendente capacidad para la generación de empleo y de obtención de retornos para las arcas públicas, pero la precarización de los puestos de trabajo siempre ha sido una constante en el sector, así que reivindicamos también mejorar sus condiciones de desarrollo y su estabilidad laboral.

 

 

0
0
0
s2smodern