Con las reformas peligra la igualdad: Petra Araque

Esta crisis que estamos padeciendo se ha convertido en la perfecta excusa del Gobierno del Partido Popular para enviarnos a las mujeres, de nuevo, a las cavernas; al calor del hogar, a los fogones, a los pañales y a los biberones. La Reforma Laboral impuesta por el Gobierno del Partido Popular y sus medidas, tales como la supresión de las bonificaciones al empresariado por reincorporación de las mujeres después de la maternidad; la supeditación del horario de la reducción de jornada por guarda legal, “a las necesidades organizativas de la empresa”; la obligación de hacer horas extras de quienes tengan contratos parciales, cosa hasta ahora prohibida; la permisividad en el descuelgue del convenio colectivo, entre otras, van a contribuir a que las mujeres seamos más “susceptibles” –por decirlo de una manera elegante- de ser despedidas o que nuestro deseo de conciliar la vida familiar y laboral se vea claramente limitado y mermado, antes incluso de ponerse en marcha.

Desde la UGT-PV vemos con preocupación como la precariedad en el empleo de las mujeres se está incrementando de manera importante, y los mandatos impuestos unilateralmente por el Gobierno Central, van a contribuir a que las mujeres suframos, de hecho ya lo estamos sufriendo, con mucha más crudeza las consecuencias negativas de la crisis. Las políticas de igualdad pierden recursos materiales y también humanos, lo que discrimina a las mujeres, tanto por acción como por omisión. Es evidente que la Reforma Laboral va a potenciar sus efectos negativos sobre las trabajadoras, atentando contra los preceptos de la Constitución: como por ejemplo el principio de igualdad y no discriminación por razón de sexo, entre otros.

Por nuestra parte, en la Comunitat Valenciana, según los últimos datos del Servicio Público de Empleo, hay 681.400 personas en situación de desempleo, de las que 294.700 somos mujeres. En el último año, se ha producido un mayor aumento del paro registrado en las mujeres, un 8,64% frente al aumento del 6,58% entre los hombres, así mismo destaca el altísimo porcentaje de contratación temporal, cerca del 92%; y esta tasa de temporalidad en el empleo también la asumimos mayoritariamente nosotras, las mujeres.

Desde la UGT-PV pensamos que todos los avances conseguidos estos últimos años en materia de igualdad no se pueden perder, merced a las políticas retrógradas, rancias, mojigatas y puritanas, tanto del Gobierno Central como del Autonómico. Así mismo pensamos que la Ley de Igualdad aprobada por el anterior Gobierno, junto con otras leyes progresistas, de importante calado social y de género, han devenido irrelevantes para el actual Gobierno del Partido Popular. La Igualdad les da igual y pretenden adormecer al pueblo con medidas populistas. Como ya hemos dicho en anteriores ocasiones: la revolución, o será feminista, o no será.

Firmado: Petra Araque Catena,  secretaria de la mujer de la UGT-PV.