UGT-PV participa en las Jornadas Los retos de la fotovoltaica en la Comunitat Valenciana

UGT-PV participa en las Jornadas Los retos de la fotovoltaica en la Comunitat Valenciana

El acto tuvo lugar el pasado martes 12 de mayo en el Ateneo Mercantil de Valencia, organizado por la Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía y la Unión Española Fotovoltaica UNEF.  La UGT-PV participó en estas jornadas concretamente en la mesa redonda titulada “Autoconsumo como vector de desarrollo económico local”, junto a CCOO-PV, La Unión de Consumidores CV y el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos COITIG. En este foro tuvimos la ocasión de apoyar decididamente esta opción de producir energía limpia que, además, genera riqueza, empleo y desarrollo tecnológico para nuestra región.

En los últimos años la tecnología de autoconsumo ha evolucionado considerablemente hasta conseguir ser una opción viable tanto para ciudadanos, como para comercios, autónomos y pequeña y mediana empresa.
Europa y el mundo entero evoluciona hacia la 3ª Revolución Energética, donde se apuesta por la generación distribuida y el autoconsumo, así como por un mix energético variado, cada vez menos dependiente del exterior. Pero este Gobierno va totalmente contracorriente. Consideramos que lo que está promoviendo con la nueva regulación en el sector de las renovables y el autoconsumo es más una política fiscal de recaudación, que una verdadera política energética sostenible.

La situación es tan grave que ha hecho que nos hayamos unido y los sindicatos y la patronal, firmando el año pasado a nivel estatal un manifiesto conjunto para reivindicar la eliminación de las trabas al desarrollo del autoconsumo.

A nuestro entender, los aspectos clave que deberían hacer cambiar de rumbo al gobierno son:

1. La salida de la crisis económica y su incidencia en el empleo

La eliminación de barreras artificiales que impiden el autoconsumo permitiría el desarrollo y crecimiento de nuestra industria fabril e instaladora, y un impulso a la creación de empleo cualificado, estable y distribuido por todo el territorio nacional, con un considerable potencial en empleo local y con gran valor como dinamizador de los entornos rurales.

Los destacados avances tecnológicos en energías renovables realizados en los últimos años en nuestro país han contribuido a generar un tejido tecnológico que ha sufrido un colapso por la política llevada a cabo por el Gobierno: se ha perdido más del 80% del empleo y cientos de empresas del sector han desaparecido en los últimos cinco años, según datos de UNEF.

Respecto a la consolidación del empleo existente, si tenemos en cuenta que la energía es el segundo factor de coste de nuestras empresas, la limitación del autoconsumo supone una restricción a su libertad individual y económica. Por lo tanto pensamos que su apoyo es un elemento más para mejorar la posición competitiva de nuestra industria, especialmente de las pymes.

2. La salida de la crisis ambiental y su incidencia en el empleo

Hoy por hoy, tenemos la evidencia científica de que, a menos de que se emprenda una acción urgente y ambiciosa, durante este siglo nos enfrentaremos a un incremento medio de la temperatura de 4°C o más, y a cambios climáticos irreversibles. En la Comunidad Valenciana, que no cumplimos los objetivos del protocolo de Kioto (duplicamos las emisiones de CO2 de 1990) tenemos sectores especialmente sensibles a los efectos del cambio climático, como son el turismo de sol y playa, que va a sufrir las consecuencias del aumento del nivel del mar, y la agricultura, totalmente dependiente del clima y los recursos hídricos.

¿CUÁL ES EL PAPEL DE LOS SINDICATOS EN ESTE PROCESO DE CAMBIO?

Para UGT-PV el cambio climático es un desafío que pone en peligro todo aquello por lo que luchamos: la igualdad, los derechos, el trabajo. El lema de la Confederación Sindical Internacional es: “No habrá empleos en un planeta muerto”. Los Gobiernos no pueden seguir cediendo ante las presiones del mundo empresarial que intenta proteger un sistema ya obsoleto.

Y por supuesto, una de las claves son las energías renovables. Consideramos que es fundamental el diseño de los nuevos escenarios energéticos pero con un matiz sindical: pedimos el compromiso de desarrollar políticas de transición justa de manera que se acompañe a los trabajadores y trabajadoras en esta transformación hacia las nuevas oportunidades de trabajo que sea un empleo decente, con protección social y con el desarrollo de las nuevas cualificaciones profesionales. Una transición justa que no se olvide de la adopción de medidas que garanticen que nadie de los sectores tradicionales se quede atrás, ya que esos trabajadores constituyen en muchos casos la columna vertebral de algunas comunidades.

¿Qué pedimos para esta transición?:

  1. Inversiones sólidas en tecnologías y sectores con bajas emisiones de carbono y creadores de empleo.
  2. Diálogo social y consultas democráticas con los interlocutores sociales (sindicatos y empresarios) así como otras partes interesadas de la comunidad. Un diálogo social eficaz, que cumpla una función preventiva.
  3. Investigación y evaluaciones iniciales del impacto social y sobre el empleo de las políticas climáticas que se vayan a implementar.
  4. Formación y desarrollo de competencias, que resultan clave para apoyar el desarrollo de nuevas tecnologías y fomentar el cambio industrial.
  5. Protección social, junto con políticas activas del mercado de trabajo.
  6. Planes locales de diversificación energética que proporcionen a las comunidades estabilidad en la transición. En estos planes locales hay varios aspectos clave que favorecerían el caso del autoconsumo:
  • La elaboración de un plan municipal de inversiones en instalaciones de energías renovables en sus edificios públicos.
  • Aprobar ordenanzas municipales sobre renovables, que aumenten su proporción mínima en edificios por encima de lo establecido en el Código técnico de edificación.
  • Apoyar acuerdos de colaboración entre empresas de renovables, ayuntamiento y entidades financieras.
  • Reducción de impuestos municipales (IBI) en edificios con energías renovables.
  • Fomentar la cooperación empresarial para superar barreras en las pymes.
  • Crear oficinas públicas de información que puedan ofertar servicios de asesoramiento (auditorías, propuestas técnicas) y desarrollar programas de difusión y sensibilización

En lo que respecta al Diálogo Social, en nuestro país tenemos ya un antecedente ejemplar en el marco de la negociación hacia esta transición justa: gobierno y agentes sociales alcanzaron un Acuerdo vinculado al cumplimiento del Protocolo de Kioto. Se constituyó una Mesa Interconfederal (regulada por la Ley 01/2005 sobre comercio de emisiones), como instrumento de diálogo global entre la Administración del Estado y los interlocutores sociales, y que coordina el funcionamiento de las 8 mesas sectoriales que se han creado.

Por la naturaleza de los temas abordados y por el tipo de mecanismos de diálogo adoptados, se trataba de un acuerdo inédito, tanto en nuestro país como en el escenario internacional, muy apreciado por los sindicatos españoles, europeos y de todo el  mundo.

Sin embargo, en este último periodo legislativo, el gobierno ha ido dejando morir poco a poco estas mesas de trabajo, obviando su papel clave en este proceso. Desde UGT-PV exigimos su urgente reactivación así como su réplica a nivel autonómico, para que el Gobierno Valenciano se implique también en dar participación a los agentes sociales en el diseño del escenario energético de nuestro territorio.

Por último, los sindicatos tenemos un papel importante en el marco de la negociación colectiva. Los trabajadores tienen derecho a estar involucrados en el diseño de un futuro sostenible para sus empresas. Mediante cláusulas ambientales en los convenios colectivos estamos intentando afianzar el compromiso de los centros de trabajo en el fomento del uso de energías renovables como un factor más de competitividad en las empresas. También estamos peleando porque se regule la figura del delegado de medio ambiente, que garantice su participación con los mismos derechos sindicales que el resto de representantes legales. Entre sus funciones están la de cooperar con la empresa en la toma de decisiones en los aspectos medioambientales, el seguimiento del cumplimiento de los objetivos negociados y la sensibilización y formación de los trabajadores.

0
0
0
s2smodern