Día Mundial del Agua

UGT se une a la convocatoria de Naciones Unidas para el Día Mundial del Agua 2012, bajo el lema “Agua y Seguridad Alimentaria”.

La estrecha relación entre ambos conceptos brinda la oportunidad de reflexionar sobre los retos que plantea la gestión sostenible del agua para garantizar dos derechos humanos básicos, el acceso universal al agua potable y los servicios de saneamiento, y el acceso a la alimentación.  

También es una jornada de reivindicación de la responsabilidad de las administraciones como garantes de la gestión pública del agua para asegurar el acceso universal a este bien común respetando su triple funcionalidad ambiental, social y económica. 

En España la superficie de regadío representa el 15% de la superficie agraria útil total, consume alrededor del 70% de la demanda de recursos hídricos y aporta más del 50% de la producción final agraria, con una producción seis veces mayor por hectárea que la agricultura de secano. Cumple también una importante función social contribuyendo al empleo rural y a fijar la población en este ámbito.

Según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, en el año 2008 la Comunitat Valenciana tuvo una concesión de 1.618.148 Miles de m3 para el sector agrario, de los cuales 1.131.845 Miles de m3 son de procedencia de aguas superficiales, 422.803 Miles de m3 son aguas subterráneas y 63.500 Miles de m3 proceden de otros recursos hídricos.

Los escenarios climáticos para España confirman la evolución de incremento progresivo de temperaturas medias, disminución de precipitaciones y mayor frecuencia fenómenos meteorológicos extremos (sequías, inundaciones, olas de calor, etc.). Conforme a estas previsiones, se producirá una la reducción de los flujos de agua, estimada para las distintas cuencas hidrográficas, entre un 5 y 11% según el Plan Español de Adaptación al Cambio Climático. El conjunto de impactos mencionados aumentan la vulnerabilidad socioeconómica de España frente a los efectos del cambio climático, afectando significativamente no solo a la actividad agrícola sino también a la actividad turística, con el consiguiente impacto económico en la Comunitat Valenciana.

La respuesta a los desafíos que plantea la interrelación agua y seguridad alimentaria requiere, entre otras actuaciones, una gestión sostenible del ciclo integral de agua que asegure la disponibilidad del recurso en condiciones de calidad; mejora de la eficacia en el uso del agua en agricultura, a través de buenas prácticas agrarias; desarrollo de la investigación sobre el alcance y localización de los efectos del cambio climático en los recursos hídricos para agricultura particularmente afectados por este fenómeno; aprovechamiento de las tecnologías de desalación y desalinización bajo criterios de sostenibilidad, y mejora significativa de la tasa de depuración y reutilización de agua residuales.

Respecto a la gestión sostenible del agua, UGT aboga por un modelo de gestión pública, transparente y con participación social, que garantice el servicio público de abastecimiento y saneamiento de agua y promueva el uso eficiente del recurso. En este sentido, rechazamos las iniciativas de privatización de la gestión del agua que persiguen principalmente el beneficio económico antes que garantizar el derecho al agua y la preservación de las funciones ambientales de este recurso.

UGT apoya la incorporación al texto de la Ley de Aguas del reconocimiento al Derecho Humano Universal al Agua. Consideramos que sería una actuación coherente por parte del Gobierno de España con la adhesión de nuestro país a la Resolución 64/292 de Naciones Unidas, en la que se reconoce el acceso al agua potable y al saneamiento como un derecho humano esencial para el disfrute de la vida y de todos los derechos humanos.

 

0
0
0
s2smodern