Sindicalistas de Francia, Italia y Alemania coinciden en la necesidad de cambiar modelo energético

4 de septiembre de 2008

La vinculación de las energías renovables con el empleo y la energía de fusión centran la sesión matinal de la Escola d'Estiu 2008

Sindicalistas de Francia, Italia y Alemania coinciden en la necesidad de cambiar modelo energético Bernd Becker, miembro del sindicato alemán DGB, Gilbert Marpeaux, de la central francesa Force Ouvriere y Piero Ragazzini de la CISL italiana han coincidido hoy en la segunda jornada de la Escola d’Estiu de la UGT-PV que se celebra en Paterna en la necesidad de cambiar el modelo energético europeo reduciendo su dependencia del exterior y potenciando el uso de las energías renovables, ya que al ritmo actual el modelo en vigor es insostenible.

Cada uno de los sindicalistas europeos hizo un repaso a la situación en sus países. Becker indicó que la situación en Alemania es de consenso respecto a la utilización de las energías renovables y a la necesidad de ahorrar energía, aunque no en cuanto a la utilización de la energía nuclear. Asimismo señaló la importancia de la Ley de energía renovable que ha permitido grandes inversiones en este tipo de energías. Por último abogó por lograr una política común en la UE, aunque matizó que cada país tiene una situación diferente y tiene que explotar sus posibilidades.

Sindicalistas de Francia, Italia y Alemania coinciden en la necesidad de cambiar modelo energético Marpeaux indicó que la diferencia de Francia respecto a otros países de la UE es la apuesta política por la energía nuclear, en la que es un referente mundial  y donde la prioridad es la seguridad de las instalaciones. Junto a ella, conviven proyectos de energías renovables fotovoltaica en el Pirineo, y el control de las mareas en el mar, eólica en el Ródano, aunque ninguna de ellas ha logrado satisfacer la demanda del país.

Por último,  Ragazzini comentó que en su país las políticas energéticas están vinculadas a los gobiernos regionales, aunque en las últimas fechas el Gobierno de la nación ha abierto un debate sobre la necesidad de centralizarlas. La realidad italiana es la gran dependencia de los combustibles fósiles, ya que en la década de los ochenta decidió abandonar la nuclear, lo que ha dado mucha relevancia al gas, sobre todo al propano.

Sindicalistas de Francia, Italia y Alemania coinciden en la necesidad de cambiar modelo energético Posteriormente, se desarrolló una mesa redonda sobre las energías renovables y el empleo en la que Dolors Hernández, secretaria de salud laboral y medio ambiente de la UGT, Cristoph Beruer director de recursos humanos del grupo Juwi y José Mª Roig, consejero de innovación, empresa y empleo del Gobierno de Navarra valoraron el impacto de este tipo de energía en la creación de empleo. Hernández señaló que el gobierno ha hecho una apuesta decidida por las energías renovables, pero señaló que el debate se debe de centrar en el ahorro y la eficiencia, en las energías renovables y en la I+D+i con el objetivo de crear más y mejor empleo.

Por su parte, Breuer hizo un repaso de las acciones que su empresa está llevando a cabo respecto al ahorro y la eficiencia energética y señaló que estamos ante un problema que con una decidida política en su favor tiene una perspectiva de crecimiento respecto al empleo muy importante, ya que en sus construcciones se ha logrado que los edificios generen más energía de la que consumen.

Por último Roig indicó que el sector energético debe de considerarse como un sector productivo para atraer a los inversores, lo que en Navarra se ha logrado con el apoyo del sector público. De hecho en Navarra en 2007 ya habían 100 empresas que empleaban a cinco mil trabajadores, lo que ha generado gran parte del PIB y en 1,7% del empleo en dicha comunidad autónoma. En definitiva, Roig apostó por la creación de un marco normativo estable que genere la confianza suficiente entre los inversores para crear empleo de calidad.

Sindicalistas de Francia, Italia y Alemania coinciden en la necesidad de cambiar modelo energético En la última de las conferencias de la mañana, Joaquín Sánchez, director del laboratorio nacional de fusión por confinamiento magnético (CIEMAT) destacó la responsabilidad que tenemos respecto a las generaciones futuras para legarles una tipo de energía no contaminante y señaló que aunque la energía por fusión tiene por delante decenios para desarrollarse, las ventajas que en principio posee hace que sea uno de las apuestas más importantes por parte de la UE. Sánchez explicó las dificultades y los progresos que se han alcanzado hasta ahora en la energía de fusión y desgranó las aportaciones españolas en este tipo de reacción nuclear.