UGT reclama medidas inmediatas para frenar el impacto de la desertificación y la sequía

UGT ha elaborado un informe sobre la desertificación y la sequía en España, ante la preocupante situación por la falta de lluvias. El sindicato insta al Gobierno a establecer medidas consensuadas y con el presupuesto suficiente para mitigar el cambio climático y facilitar la transición justa en todos los sectores de actividad afectados. Asimismo, reclama abordar un gran Pacto del Agua.

La desertificación es uno de los mayores problemas ambientales a escala global. Conlleva repercusiones graves para el desarrollo sostenible, el medio ambiente y la biodiversidad, la erradicación de la pobreza y la estabilidad socioeconómica. Afecta al 37% de la superficie terrestre del planeta y que tiene un impacto directo sobre 3.000 millones de personas.

España, el país más vulnerable de Europa

Nuestro país cuenta con un 74% de zonas secas y con más de 9 millones de hectáreas catalogadas como zonas con riesgo alto o muy alto de desertificación. Esto nos convierte en el país más vulnerable al proceso de desertificación de Europa.

La sequía también es un fenómeno preocupante para España, ya que debido al cambio climático las predicciones auguran una disminución de las precipitaciones, así como una mayor variabilidad de las mismas, lo que se va a traducir en un aumento de las lluvias torrenciales y en largos periodos de sequía, que producirán la degradación de los ecosistemas, así como graves impactos en la actividad económica.

Por ello UGT:

Insta al Gobierno a adoptar medidas para favorecer el consumo local y la producción sostenible, la gestión sostenible de los recursos naturales, la adaptación y mitigación al cambio climático, la transición justa en todos los sectores de actividad afectados y la creación de empleo verde y de calidad. Medidas que deben contar con un presupuesto suficiente y con la participación de los agentes sociales.

Demanda una gestión eficiente del agua y un mayor control y vigilancia; planes de actuación para paliar los efectos de la sequía y cumplir con la Directiva Marco del Agua. Es necesario abordar, desde el consenso social, un gran Pacto del Agua.

En nuestra mano está intentar mitigar el cambio climático y realizar una transición ecológica justa. Hay que hacer de ello una oportunidad para impulsar un cambio productivo y energético que nos permita vivir en un planeta más sostenible y socialmente justo, donde se reduzca la desigualdad y no se deje a nadie atrás. La ciencia y los datos son evidentes. Nos estamos quedando sin tiempo. Es necesario pasar de las palabras a la acción.

Información básica Servicio de hogar familiar 2015