ugt-pv

Por Marisa Baena, secretaria de Salud Laboral, Medio Ambiente y Cooperación de UGT PV

28 abril, Día internacional de la salud y seguridad en el trabajo.

Es de todos bien sabido, que la siniestralidad laboral es el resultado de la no prevención de los riesgos laborales, de la falta de formación e información de las empresas hacia sus trabajadores sobre cómo deben actuar frente a determinados riesgos, la falta de inversión en equipos de trabajo, largas jornadas laborales, condiciones de trabajo potencialmente peligrosas que vienen denunciando ante la inspección de trabajo, los delegados y delegadas de prevención de UGT-PV en las empresas y centros de trabajo.

Las cifras son frías, y aunque no reflejan en su totalidad la realidad, son reveladoras, en el año 2016 se han producido 42.062 accidentes con baja en jornada de trabajo con un incremento de un 6.5% respecto al mismo periodo del año anterior y un incremento en cuanto al índice de incidencia de 2.5%. A pesar de la infradeclaración de enfermedades profesionales se han declarado 3.090 casos, lo que representa un aumento del 9.8% respecto de 2015 y que afectan en mayor medida a las mujeres.

Cabría reflexionar sobre las causas que nos están llevando a esta situación, que parece que se ha instalado de manera estructural tras la crisis económica y financiera, desde la aprobación en 2012 de la reforma laboral, que rompió la tendencia de reducción de la siniestralidad registrada desde el año 2000.

La modificación de normas laborales, como el ataque a la negociación colectiva, cuya función es determinar y adecuar sectorialmente las condiciones de trabajo, configurándose como un instrumento clave de la redistribución de la riqueza y de la competitividad de las empresas, ha provocado cambios negativos en el mercado de trabajo.
La temporalidad caracteriza a más del 90% de los nuevos contratos firmados cada año, la alta rotación de contratos de corta duración, el 40% dura menos de un mes, la subcontratación de empresas sin la observar la normativa de coordinación de actividades empresariales, entre otros está impidiendo que se aplique adecuadamente los planes y programas preventivos lo que acaba menoscabando la salud de trabajadores y trabajadoras.

Por otro lado, este escenario de precariedad unido a la moderación salarial está aumentando las desigualdades sociales ya que hoy en día, disponer de un puesto de trabajo no garantiza recursos suficientes para llevar una vida digna.

Desde UGT-PV queremos revertir esta situación, derogar la reforma laboral, revertir la reforma del marco jurídico de las Mutuas que ha supuesto un recorte en los derechos de las personas trabajadoras y del sistema sanitario público, definir en la mesa de Dialogo social la Estrategia Valenciana de Salud y Seguridad en el Trabajo con objetivos y actuaciones adaptadas a nuestra realidad, Intensificar las políticas activas en materia de prevención,   reforzar los mecanismos de control del cumplimiento de la legislación y de lucha contra el fraude laboral y la economía sumergida.

Por todo ello, NO HAY EXCUSAS, ven con nosotros y únete a nuestras reivindicaciones del próximo 28 de abril, día internacional de la seguridad y salud, y a las manifestaciones del País Valenciano el 1º de mayo 

0
0
0
s2smodern