Los trabajadores de Johnson Control Interiores se reúnen en asamblea para hacer frente a una posible recuperación de parte de sus productos por Ford

Más de 320 trabajadores fijos y otros tantos temporales ven peligrar su emploe en el medio plazo

Los trabajadores y trabajadoras de la empresa Johnson Control Interiores se reunieron el pasado sábado en asamblea, ante la incertidumbre, que ha creado en la plantilla, la posible recuperación de parte de su producción por parte de la factoría Ford de Almussafes.

La asamblea alcanzó el objetivo de mostrar la unidad de los trabajadores y trabajadoras, que acudieron masivamente y que aceptaron secundar cualquier acción que decida el comité de empresa para evitar la desaparición paulatina de la empresa, incluida la convocatoria de huelga.

Johnson Control Interiores está ubicada en el polígono industrial Juan Carlos I de Almussafes y fabrica diversos productos para la factoría de automóviles, como el panel de instrumentos de los modelos C Max y Kuga, los paneles de puertas del C Max, la consola central donde está el cambio de marchas de C Max y Kuga, además de la inyección de diversas piezas de plástico.

El comité de empresa de Johnson Control Interiores, donde la FITAG-UGT-PV es mayoritaria, considera que el objetivo de Ford es quedarse con la producción del panel de instrumentos, lo que dejaría a la empresa con una importante bajada de producción y abocaría al posible despido de los más de 600 trabajadores y el cierre de la empresa, considerando que este producto es el principal, y que no se ha obtenido ningún negocio de los nuevos modelos que están previsto lanzarse para los próximos años (Connect, Mondeo, S-Max y Galaxy).

Y es que, aunque la dirección de Johnson Control Interiores asegura que la plantilla tiene carga de trabajo hasta el año 2018, la pérdida de este producto supondrá el cierre a medio plazo de la empresa.