UGT-PV Unión General de Trabajadores del País Valenciano

12 de marzo de 2006

La Ribera, capital de la solidaridad La ciudad de l’Alcúdia, en nombre de nuestra comarca, es durante estos días el referente de la solidaridad del pueblo valenciano con Madrid y sus víctimas, nuestras víctimas, las del cruel atentado terrorista que sufrieron tantos y en especial los trabajadores malogrados en aquellos tristes vagones de tren a los que habían subido para ir a ganarse el sustento para sus familias.

Una exposición de pinturas realizadas por la Asociación de Artistas Plásticos sin Fronteras nos recuerdan durante este mes, en la Casa de la Cultura de l’Alcúdia, los mejores sentimientos de las personas y nos invitan a reflexionar sobre las dificultades del mundo.

 Me permitirán ustedes que a partir de ahora les relate mi experiencia personal aquel fatídico 11 de marzo de 2004 en Madrid. Casualmente, me encontraba en esta ciudad junto a mi mujer. Por motivos de horario laboral, mi mujer salía del hotel antes que yo con dirección a IFEMA, el Parque Rey Juan Carlos I, y usaba el metro.

 Les aseguro que cuando me enteré del atentado, durante unos minutos el mundo se me vino abajo, el tiempo que tardé en localizarla por teléfono y saber que se encontraba bien. Durante ese tiempo de angustia, sientes la mayor de las impotencias y ves cómo tu futuro puede terminar en nada, llegas a pensar que tu familia puede estar rota para siempre. Por el contrario, cuando recuperas el aliento y sabes que los tuyos están bien, es como volver a nacer.

 Caminabas por Madrid y todo él parecía un cementerio, la gente tenía la mirada perdida, iban cabizbajos y en cada esquina te encontrabas a personas llorando. Vives en primera línea lo que significa un atentado terrorista y ya nunca más cuando escuchas la noticia de un atentado, lo ves como una cosa lejana, has tenido la experiencia de saber lo doloroso que es y sabes que para siempre tu papel ha de estar incondicionalmente al lado de las víctimas, colaborando, ayudando, cada uno en la medida de sus posibilidades.

 Un hecho que te reconcilia con la humanidad fue comprobar los miles de ciudadanos que acudimos a la plaza del Sol para ofrecernos como donantes de sangre. En la noche, cuando ella volvió, nos abrazamos llorando, me contó que en el pabellón contiguo al suyo habían instalado la Morgue, ellos también fueron a ofrecerse como donantes de sangre, pero allí ya no había espacio para las curas, sólo para el llanto. De vuelta en el Metro, todavía resonaba en su cabeza el anuncio de megafonía: “línea 1 cortada desde Atocha a Pirámide”. Nadie hablaba, todos daban gracias por haber vuelto del trabajo con vida. ¡Cuando tantos trabajadores la habían perdido!

 Pude ver con estos ejemplos un mundo donde afortunadamente la inmensa mayoría apuesta por la ayuda entre todos y el apoyo como forma de levantarnos y mirar con esperanza el futuro frente a los que defienden la barbarie y que causan tanto dolor a pesar de ser una exigua minoría.

 Finalmente, la asombrosa experiencia que fue asistir a la manifestación donde millones de personas en silencio recordaban a los muertos, se solidarizaban con sus familiares y pedían justicia y verdad. Ese día toda España fuimos Madrid, todos fuimos trabajadores, nacionales o inmigrantes, estudiantes, todos fuimos víctimas.


La Ribera, capital de la solidaridadFirmado: Pepe Esteve Giner,

secretario general de la UC la Costera-Ribera Alta-Canal de Navarrés de la UGT-PV.

0
0
0
s2smodern

 

UGT RGB 300 face.fw twit instayou.fw SNI 

 

Ribera, Safor, Vall d'Albaida, Costera i Canal de Navarrés

Síguenos en Twitter
Atlantis
El servicio asegurador de tu sindicato
SerdUGT
la plataforma de servicios de nuestros afiliados y afiliadas