La evolución del mercado laboral de la Ribera reafirma el impacto positivo de las medidas de la Reforma Laboral

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de abril del 2022 en la Ribera, se ha situado en 19070 personas, es decir, 128 parados menos que en el mes de marzo, con un descenso mensual del 0’67%.

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 4671 parados menos que el mismo mes del 2021 lo que supone una disminución de desempleo anual del 19’67%.

En cuanto a la contratación, se han registrado 10317 contratos en abril 2022, lo que ha supuesto 297 contratos menos que en el 2021 es decir un 2’80% de disminución interanual. Por géneros, 4122 han sido a mujeres (39’95%) y 6195 a hombres (61’88%). La contratación indefinida mensual es de 4101 contratos (un 328’53% más que el año pasado) y la contratación temporal es de 6181 contratos lo que significa un 39’75% en indefinidos y la temporal un 59’91%. Los contratos han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 63’14% a jornada completa y un 36’86% a tiempo parcial.

Para Raül Roselló, Secretario General Comarcal de UGT-PV, “El mercado laboral de la Ribera sigue evolucionando positivamente con un ligero descenso de paro mensual y una evolución interanual muy positiva con un descenso del 19’67 %. Pero lo más destacable es la evolución de la contratación indefinida, siendo de casi un 40 % de toda la contratación, dato histórico que reafirma el impacto positivo de las nuevas medidas de la Reforma Laboral y que esta permitiendo el impulso de un tejido empresarial más productivo y competitivo”

Por tanto, Roselló incide que “hemos de continuar en esta línea de trabajo y seguir avanzando con nuevas medidas de impulso de la calidad de empleo, que impulsaran la recuperación económica y social de la comarca”

Sin embargo, la tendencia positiva en materia de empleo se ve comprometida por la prolongación de la invasión rusa a Ucrania, que más allá de las graves consecuencias humanitarias, está intensificando los problemas inflacionistas. La cesta de la compra sigue encareciéndose, mientras que el coste de producción de las empresas –sobre todo las electrointensivas- también se ha visto afectado negativamente. Todo ello ha propiciado un reajuste a la baja de las expectativas de crecimiento en nuestro país, ralentizando el proceso de recuperación económica y social.

UGT reivindica como objetivo esencial la protección del poder de compra de los trabajadores y trabajadoras y, en este sentido, recuerda que los salarios están creciendo muy por debajo del nivel de precios. Si queremos que la actividad económica y la creación de empleo no se vea frenada, es esencial que la clase trabajadora no vea mermada su capacidad adquisitiva, pues solo a través del sostenimiento del consumo y la demanda interna lograremos minimizar los efectos negativos del complicado contexto internacional.