Un Primero de Mayo reivindicativo para subir salarios, contener precios y más igualdad

El 1º de Mayo, Día Internacional del Trabajo, es la fecha reivindicativa y solidaria por excelencia en la que CCOO y UGT, queremos en primer lugar, reivindicar un nuevo orden mundial más justo que sitúe a las personas y su bienestar por delante de los intereses económicos de unos pocos, para ello necesitamos 4 pilares fundamentales:

EL EMPLEO COMO PRINCIPAL OBJETIVO

UGT y CCOO tenemos el convencimiento de que los cambios en la Reforma Laboral van a contribuir a superar la inestabilidad y la precariedad que ya está incidiendo de una manera positiva en la mejora de la calidad del empleo, con un ritmo no conocido antes del crecimiento del contrato indefinido pero debemos continuar con la protección del empleo con una revisión de las causas y los costes del despido para evitar que se utilice como modo de ajuste.

CONTENER LOS PRECIOS

La fuerte presión inflacionista de la energía, a la que se suman los efectos de la guerra de Ucrania, se está extendiendo a los bienes y servicios fundamentales perjudicando en mayor medida a los hogares con menores ingresos.
Para Raül Roselló, secretario general comarcal de UGT-PV “es urgente tomar medidas eficaces para frenar la subida de los precios que empobrece a la clase trabajadora. En el corto plazo las medidas deben focalizarse en paliar las consecuencias más negativas en los sectores vulnerables de la población; actuar sobre las causas de la subida de los precios energéticos y lograr un reparto equilibrado del ajuste entre todas las rentas, incluyendo a los beneficios empresariales y las rentas del alquiler inmobiliario. En el medio y largo plazo deben reforzarse las medidas que permitan avanzar en la eficiencia y autosuficiencia energética, haciendo una apuesta clara por las renovables como energía más barata y eficiente que puede convertir a nuestro país en el motor del cambio energético en Europa”.

SUBIR LOS SALARIOS

Para Andres Bermejo, secretario general comarcal de CCOO PV “es imprescindible garantizar el poder adquisitivo de los hogares, especialmente de aquellos con menos recursos, de ahí la importancia de las subidas del SMI y de las pensiones referenciadas al incremento del coste de la vida, en un momento en el que elementos básicos de la cesta de la compra como la electricidad, los carburantes o los alimentos registran fuertes subidas de precios, empeorando las condiciones de vida de la población.
Por tanto, es importante desarrollar una negociación colectiva que frene la dinámica de pérdida del poder adquisitivo de los salarios, para evitar que se genere un polvorín social y poner en riesgo la recuperación económica”.

MÁS IGUALDAD

Porque la desigualdad también frena el crecimiento económico, no podemos consentir que se pretenda salir de esta crisis, a costa de devaluar los salarios, de generar más pobreza laboral y mayor desigualdad social.

 En referencia al 28 de abril, DÍA MUNDIAL DE LA SEGURIDAD Y LA SALUD EN EL TRABAJO, Silvia Valero, Secretaria Comarcal de Empleo e Igualdad UGT PV, ha manifestado que “tras dos años de pandemia ha quedado patente que garantizar las condiciones de seguridad y salud en los centros de trabajo ha sido una de las claves para contener y controlar la transmisión de virus en el conjunto de la sociedad”. A continuación, Vanesa González, Secretaria Comarcal de Empleo, formación y comunicación CCOO PV, recalca que “necesitamos situar la prevención de riesgos laborales en el centro de la recuperación y las personas en el centro de todas las políticas. Porque la salud es un derecho fundamental también en el trabajo”.

Realizamos a continuación un repaso y valoración de la evolución en el último año de algunos de los indicadores más relevantes que definen la situación actual de la situación económica y el mercado laboral en la comarca de la Ribera:

- A pesar de que la reactivación económica tras el covid se ha visto trastocada por las incertidumbres abiertas por la guerra de Ucrania y sus consecuencias económicas, los mecanismos desplegados por los gobiernos con acuerdos con los interlocutores sociales se han mostrado plenamente efectivos para proteger al tejido productivo, al empleo y a las rentas de los trabajadores. Los 103705 cotizantes de la seguridad social en la Ribera del primer trimestre del año suponen una mejora respecto a los dos años anteriores, si bien es una cifra que queda ligeramente por debajo todavía del volumen de empleo de 2019. En este sentido la coyuntura de la industria de la automoción de la Ribera Baixa es la que ha impedido recuperar el volumen anterior de empleo, ya que si observamos la tendencia de la Ribera Alta podemos ver que ésta ha alcanzado un número de cotizantes en el primer trimestre del año de 68682, la mayor cifra de los últimos 10 años.

- El indicador del número de empresas en la Ribera alcanza en el primer trimestre una cifra de 7848, 154 mercantiles más que hace un año. El crecimiento se produce en todos los tramos de los diferentes tamaños de empresa, pequeñas y medianas, si bien en el tramo de empresas grandes con más de 250 trabajadores no se produce variación. El empleo, además, evoluciona en el mismo sentido positivo, ya que todos los tramos de tamaño de empresa, tanto la microempresa, como la pyme y la gran empresa, ocupan plantillas más numerosas que hace un año. La excepción la constituye, sin embargo, la empresa mayor de 250 trabajadores de la Ribera Baixa, que ha perdido 1685 trabajadores en el último año, situándose con un volumen de trabajadores de 11012 trabajadores.

- La temporalidad sigue siendo una vulnerabilidad fundamental de nuestro mercado de trabajo. No obstante cabe destacar la buena evolución de la situación producida desde la entrada en vigor de la reforma laboral ya que el número de cotizantes a la seguridad social con contrato temporal en el primer trimestre de 2022 se situó en el 22,63 %, frente al 24,81% del año anterior, un descenso de 2,19 pp.

- Aunque la evolución de la temporalidad para las mujeres es también positiva, existe claramente una brecha por sexos y resulta necesario seguir insistiendo en las políticas de igualdad. En este sentido, además de registrarse una tasa de temporalidad en el primer trimestre para las mujeres del 25,01 % para las mujeres frente al 21,13 % de los hombres, el descenso en relación con el año anterior fue de 1,22 pp para las mujeres y de 2,83 pp para los hombres.

- En cuanto a la siniestralidad laboral, si bien no hay registro comarcalizado de accidentes de trabajo, una estimación realizada en base al índice de incidencia provincial implicaría que en la Ribera se habrían producido un total de 2731 accidentes de trabajo y 20 accidentes con consecuencias graves en el último año. El índice de incidencia provincial del total de accidentes se ha incrementado un 4,45 % en el último año, mientras que el de los accidentes graves se ha reducido en un 5,11 %.

 Realizamos también un repaso y valoración de la evolución en el último año de algunos de los indicadores más relevantes que definen la situación actual de la situación económica y el mercado laboral en la comarca de la Safor:

- A pesar de que la reactivación económica tras el covid se ha visto trastocada por las incertidumbres abiertas por la guerra de Ucrania y sus consecuencias económicas, los mecanismos desplegados por los gobiernos con acuerdos con los interlocutores sociales se han mostrado plenamente efectivos para proteger al tejido productivo, al empleo y a las rentas de los trabajadores. Los 54223 cotizantes de la seguridad social en la Safor del primer trimestre del año supone la mayor cifra de los últimos 10 años.

- El indicador del número de empresas en la Safor alcanza en el primer trimestre una cifra de 4879, 105 mercantiles más que hace un año. El crecimiento se produce en todos los tramos de los diferentes tamaños de empresa, pequeñas, medianas y grandes. El empleo, además, evoluciona en el mismo sentido positivo, ya que todos los tramos de tamaño de empresa, tanto la microempresa, como la pyme y la gran empresa, ocupan plantillas más numerosas que hace un año.

- La temporalidad sigue siendo una vulnerabilidad fundamental de nuestro mercado de trabajo. No obstante cabe destacar la buena evolución de la situación producida desde la entrada en vigor de la reforma laboral ya que el número de cotizantes a la seguridad social con contrato temporal en el primer trimestre de 2022 se situó en el 22,70 %, frente al 26,49% del año anterior, un descenso de 3,79 pp.

- La temporalidad en el primer trimestre de este año se ha equilibrado entre las mujeres y los hombres, con un 22,44% para la mujeres frente al 22,95% de los hombres. Sin embargo la reducción de la temporalidad, motivada por la Reforma laboral, ha beneficiado en mayor medida a los hombres con un descenso en relación con el año anterior de 4,48 pp mientras que para las mujeres fue de 3,03 pp. Resulta necesario seguir insistiendo en las políticas de igualdad.

- En cuanto a la siniestralidad laboral, si bien no hay registro comarcalizado de accidentes de trabajo, una estimación realizada en base al índice de incidencia provincial implicaría que en la Safor se habrían producido un total de 1417 accidentes de trabajo y 10 accidentes con consecuencias graves en el último año. El índice de incidencia provincial del total de accidentes se ha incrementado un 4,45 % en el último año, mientras que el de los accidentes graves se ha reducido en un 5,11 %.

 

UGT RGB 300 face.fw twit instayou.fw SNI 

 

Síguenos en Twitter

On the road again
This slideshow uses a JQuery script adapted from Pixedelic
Información básica Servicio de hogar familiar 2015