Los datos del paro en la Ribera vuelven a mostrar la precariedad y fragilidad del empleo

Valoración de los datos del paro de enero 2021 en La Ribera.

Urge derogar la Reforma Laboral del 2012

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de  enero del 2021 en la Ribera, se ha situado en 22966 personas, es decir, 1328 parados más que en el mes de diciembre, un incremento mensual del 6’14%.

Por su parte, los datos anuales indican que tenemos en este mes 3762 parados más que el mismo mes del 2020 lo que supone un incremento de desempleo anual del 19’59%.

En cuanto a la contratación,  se han registrado 15038 contratos en enero 2021, lo que ha supuesto 1168 contratos menos que en el 2020 es decir un 7’21% de disminución interanual. Por géneros, 4750 han sido a mujeres (31’59%) y 10288 a hombres (68’41%). La contratación indefinida mensual es de 637 contratos y la contratación temporal es de 14401 contratos lo que significa un 4’24 % en indefinidos y la temporal un 95’76 %. Los contratos han sido tanto en los temporales como en los indefinidos, un 84’92% a jornada completa y un  15’08% a tiempo parcial.

Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT-PV, los datos del paro y contratación indican un comportamiento bastante similar al registrado hace un  año,  en la comarca, donde las campañas en la agricultura y en el comercio son muy cortas y agravadas con cifras más extremas tras la pandemia.

Lo que tampoco varía es algo a lo que nos hemos habituado es a convivir,como son las grandes brechas que registran los datos: de género, de edad, territoriales, etc lo que nos recuerda la mayor dificultad a la que se enfrenta una gran parte de la población a la hora de encontrar empleo;Brechas que si no se atajan se agrandarán tras la pandemia.

Para Roselló, “es necesario reformas sociales, negociadas con los agentes sociales que garanticen la reconstrucción de la comarca sin dejar nadie atrás, que se conseguirá con la derogación de la Reforma Laboral, la subida del salario mínimo interprofesional y la reforma de las pensiones. Ejes prioritarios para favorecer el consumo y el crecimiento económico” todo ello acompañado de “la necesidad de impulsar las políticas activas de empleo y más recursos para los servicios públicos de empleo”

Asimismo, vuelve a poner en valor la prórroga de los ERTES, un elemento fundamental que frena los estragos sobre el empleo y la actividad de una crisis sin precedentes y pide que reforzar y ampliar el escudo de protección social, más allá incluso de la pandemia.