UGT denuncia la gestión realizada por la dirección en el Hospital Provincial de Castellón

Cuando la amenaza de una externalización-privatización se cierne sobre el Servicio de Radiología y Medicina Nuclear del Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón, desde la Sección Sindical de UGT seguimos sin entender cómo se puede pretender justificar cualquier modelo de gestión no pública de estos servicios en favor de la gestión privada. Nada lo justifica y ningún estudio lo avala. Es más, todo lo contradice.

Así, dado que ya ha finalizado la concesión del servicio de Resonancias Magnéticas a la empresa ERESA lo que procede hacer es recuperarlas puesto que queda demostrado, por los propios informes del Jefe del servicio, que es más barato y rentable que las Resonancias se hagan por el Hospital que por una empresa privada. Cabe también aquí pedir responsabilidades por esa desviación de un 50% por año a favor de la empresa privada (un 400% en los ocho años). ¿Cómo qué nos ha costado 8 millones cuando se debió de pagar algo menos de 2 millones?. Además la prestación del servicio de RM por el Hospital  no supondría ningún coste nuevo ya que tras el tiempo de la concesión el aparato está amortizado y pasaría a ser propiedad del Hospital Provincial.

Pero para más abundamiento en lo que está siendo un despropósito en la actual gestión del Hospital, está en conocer cómo los PET-Tacs que actualmente se realizan por un empresa privada (ALLIANCE MEDICAL) son mucho más caros que si se realizaran desde el sector público. Así el Hospital Provincial, con dinero de todos, está pagando por una prueba de PET-Tac la cantidad de 800 euros aproximadamente cuando si la prueba se realizara en el sector público tendría un coste inferior. Solo hay que hacer cuentas para ver donde se ahorra más.

Y  lo  peor  es  recordar  como  en  el  año  2011  se  adjudicó  (por  parte  del  Hospital Provincial) a la empresa SIEMENS la compra de un PET-Tac por algo más de 2 millones de euros. Un PET-Tac que  se licitó en el BOP número 84 de 9 de julio de 2011 , pero que nunca fue instalado. Hagamos cálculos y no resultará difícil comprobar como  si la compra del año 2011 se hubiese llevado a término hubiésemos ahorrado bastante dinero (público) y hoy la inversión ya estaría amortizándose sin que nadie hiciese negocio con la salud de los ciudadanos.

Para más despropósito, la Fundación Hospital Provincial de Castellón, adquirió una Gammacámara  portatil  para  el  servicio  de  Medicina  Nuclear,  sin  contar  con  las verdaderas necesidades del Servicio, que en repetidas ocasiones manifestó que lo que realmente  se  necesitaba  era  sustituir  la  Gammacámara  que  en  la  actualidad  se encuentra inoperativa por estar obsoleta, descatalogada y que no se puede reparar. Las preguntas que aquí caben hacerse es ¿por qué la Fundación hace una compra que no resuelve  las  verdaderas  necesidades  del  servicio?  y  ¿quien  o  quienes  son  los responsables  de  tal  despropósito?.  Seguramente  sean  los  mismos  que  decidieron adquirir una Cámara Hiperbárica que se depositó en una zona del sótano del Hospital Provincial en el año 2011 y que nunca ha entrado en funcionamiento, pero que su coste ascendió a cerca medio millón de Euros (de dinero público, porque los fondos de la Fundación también son públicos).

Cómo también es muy extraño que se anunciase en marzo de 2011 la instalación de un Mammi-pet para la detección de tumores de mama (aquí hay mucha incógnita), y  que este aparato se adquiriese por la Fundación (?) pero nadie sabe donde está (si es que realmente se llegó a adquirir, aunque lo que si es cierto es que se publicitó como un hecho).

Con todo lo anterior cabe ahora preguntarse si no hay intereses ocultos en facilitar, desde lo público,  negocio a alguna empresa privada que bien por la prestación del servicio o por la venta de los aparatos obtenga suculentos beneficios, que al tiempo son importantes pérdidas para la administración pública.

Desde esta sección sindical de UGT, con todo lo anteriormente expuesto y a la vista del informe del Síndic de Comptes que dice que la Consellería se hubiese ahorrado 16,8 millones anuales si la gestión de las Resonancias Magnéticas se hiciera directamente, tenemos muy claro que la sanidad pública no debe depositarse en manos de empresas privadas, y que las decisiones de compras de aparatos de alta tecnología (cuyo precio es muy elevado) no debe de realizarse sin analizar las necesidades reales. Ya es bastante cuestionable lo que sucede con la Cámara Hiperbárica, el Mammi PET y el PET-TAC del Hospital Provincial sin que nadie desde la Dirección, ni desde Diputación o Consellería de Sanitat de una explicación al respecto y se asuman responsabilidades.

¿Privatización?. No me cuenten milongas. Financien el Hospital como toca, gestionen bien los servicios públicos y asuman las responsabilidades que correspondan.

Firmado: Vicente Montolio Beltrán. Secretario sección sindical UGT Hospital Provincial de Castellón.

0
0
0
s2smodern