Esta crisis no es una oportunidad, ni siquiera en chino mandarín. Tino Calero

Finalizado el año toca hacer balance y, lamentablemente, este no puede ser positivo para los trabajadores y trabajadoras castellonenses.  Tal vez algunos encuentren consuelo y esperanza  en los buenos deseos del Presidente del Gobierno, tal vez otros se dejen encandilar por los buenos presagios del Presidente de la Generalitat y puede ser que algunos crean sinceramente que estamos en un periodo de tránsito hacia un nuevo tiempo de prosperidad, competitividad, desarrollo y bienestar.

Lamentablemente este año pasará a la historia como el periodo de mayor retroceso social y económico de nuestra historia. El tiempo en el que se sentaron las bases y se inició de forma sostenida y radical el mayor deterioro de nuestro modelo de bienestar desde la recuperación de las libertades y la instauración de nuestro actual sistema de protección social y  todo ello se ha hecho gracias y en nombre de la crisis. Desde su inicio los gurús económicos nos intentan “colar” que la crisis es una oportunidad justificándolo  en su grafía china y apelando a esta cultura y  filosofía milenaria, y es bien cierto que a fuerza de repetirlo ha conseguido trasladar a una parte de la ciudadanía que si no son capaces de ver las oportunidades que se les presentan es que son unos fracasados. Lo cierto es que las oportunidades no se encuentran porque no existen y para ello no hace falta leer a Confucio, solo basta acudir a una oficina del SERVEF para comprobarlo. Sin embargo hay que reconocer que hay seguidores de  estos iluminados de la economía de mercado y la libre empresa que se esfuerzan día a día con el apoyo del gobierno en  convertir esta crisis en la gran oportunidad de sus vidas.

El celo con el que el gobierno se emplea en desmantelar la educación, la sanidad y los servicios sociales solo es comparable al afán emprendedor de sus acólitos, aquellos que se enriquecieron al calor del pelotazo inmobiliario, y que ahora han descubierto en la privatización de lo público un nuevo nicho de negocio rápido y próspero. Hacer empresa es costoso, hay que emplear tiempo y esfuerzo. Trabajo en innovar y competir, luchar por ser los mejores y hacer lo mejor  haciéndolo mejor. Demasiado esfuerzo. Es más rápido y rentable que te adjudiquen la gestión de un servicio  público, y si va mal siempre puedes pedir que te rescaten, como si fueras  un banco.

Sin embargo, mientras este plan se desarrolla de forma concienzuda,  una gran parte de los ciudadanos que no han vivido por encima de sus posibilidades ha dicho basta, ha salido a las calles y ha exigido un cambio  en estas políticas. Se han manifestado en cientos de ciudades y han clamado contra un gobierno que no solo les ha mentido incumpliendo sistemáticamente su programa electoral, sino que ha sido incapaz de, con sus medidas, conseguir un solo cambio que nos permita augurar un futuro mejor. Finalizamos el año más pobres, al menos la mayoría, con record de parados, con menores niveles de protección social y con menos derechos. Si hiciéramos un símil con un curso académico este año sería para repetir, y lamentablemente los augurios, resulta difícil llamarle predicciones, nos indican que lo sucedido este año se repetirá o puede que empeore en el próximo, al menos el Gobierno está empeñado en que sea así.

El próximo año el Gobierno seguirá sacrificando derechos para satisfacer al dios mercado, y este además de ineficaz se ha demostrado insaciable y cada día pide más: pensiones, nueva reforma laboral, privatizaciones, recortes de salarios,…. Las élites mayas no se atrevieron a dejar de sacrificar humanos por temor a que el sol dejase de salir y porque así infundían un terror paralizante a sus súbditos. El gobierno nos dice que lo hace porque no se puede hacer otra cosa aunque sus medidas tan solo empeoren la tan manida herencia recibida e incrementen el sufrimiento de miles de ciudadanos.

Frente a ello los ciudadanos y ciudadanas de nuestra provincia habrán se seguir movilizándose, defendiendo sus derechos con uñas y dientes y plantando cara a unos gobernantes al servicio de los intereses de los poderosos, los únicos que han convertido esta crisis en una oportunidad, la de seguir enriqueciéndose y acumulando poder convirtiendo la democracia en una farsa al servicio de sus intereses. La UGT estará con ellos en la calle y en los centros de trabajo, codo con codo, mano con mano luchando para que la crisis no se convierta en su gran oportunidad.

Firmado: Tino Calero, Secretari General de la U.C. Plana Alta-Maestrat-Els Ports de la UGT-PV.

0
0
0
s2smodern