Más de 100 delegados sindicales se encierran en las sedes del INSS de Castellón para protestar por el retraso de la jubilación

Más de 100 delegados y delegadas de los sindicatos UGT, CCOO se han encerrado esta mañana en el interior de las delegaciones del Instituto Nacional de la Seguridad Social de Castellón para expresar su rotundo rechazo a la propuesta de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años.

 

Con este acto de protesta, al que se ha adherido Intersindical Valenciana, los sindicatos quieren reiterar que ésta es una medida injusta e innecesaria, que pone en riesgo el consenso social y político que desde hace 15 años ha acompañado las sucesivas reformas de las pensiones. Los representantes sindicales consideran que la intención del Gobierno de vincular el sistema público de pensiones a la salida de la crisis es un error de bulto para dar respuesta al chantaje de los mercados financieros.

 

 

 

 

 

 

 

 

El secretario general de UGT Plana Alta-Maestrat-Els Ports, Tino Calero, ha manifestado que “no hay previsión de que el sistema de la seguridad social tenga pérdidas, por lo que hay que buscar otras medidas como mantener el sistema de protección social e introducir medidas para salir de la crisis más rápida”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CCOO, UGT consideran necesario en este contexto un pacto global de las fuerzas sociales y políticas para hacer frente a los retos que tiene planteados la economía española, y de forma urgente en lo que concierne a las pensiones y a la negociación colectiva. Los responsables sindicales mantienen la necesidad de desvincular la reforma del sistema público de pensiones del desarrollo de la crisis financiera y económica; hacer una reforma equilibrada y actuar sobre el mercado de trabajo y la creación de empleo. Para los tres sindicatos es necesaria la búsqueda conjunta de alternativas que no pasen por un recorte injustificado de los derechos y expectativas de los futuros pensionistas.


 

0
0
0
s2smodern