Por un trabajo con derechos y por la garantía de las pensiones. Tino Calero

Por un trabajo con derechos y por la garantía de las pensionesLos trabajadores y trabajadoras castellonenses saldremos una vez más a la calle en un Primero de Mayo marcado por una situación económica grave, en la que el paro se ha convertido en el principal problema de las personas que viven y residen en Castellón. La crisis ha elevado los porcentajes de desempleo a niveles superiores del 25 % en la provincia, uno de los más altos del conjunto de España. La constante destrucción de empleo ha conducido a 74.200 personas al paro según la última EPA, circunstancia que nos ha abocado a una situación preocupante, casi dramática, ya que no sólo se ha destruido empleo temporal, sino también indefinido.

Para el presente año el lema elegido para conmemorar el Primero de Mayo es ‘Per l’Ocupació i per la garantía de les nostres pensions’, ya que se quiere poner el acento en la creación de empleo con derechos, generador de riqueza y de cohesión social y económica  y, en relación directa con ello, en la necesaria garantía de nuestras pensiones dentro de un modelo social solidario. 

En estos momentos, en los que decenas de miles de trabajadoras y trabajadores castellonenses están inmersos en la búsqueda de un puesto de trabajo, UGT tiene como principal preocupación el empleo y la apuesta por un modelo de crecimiento equilibrado, duradero y sostenible, basado en la fortaleza de su tejido productivo y social. Por ello, desde el sindicato no se van a aceptar rebajas laborales y sociales para reactivar hipotéticas recuperaciones macroeconómicas que no tienen en cuenta a las personas. Para algunos parece ser que el elemento central para salir de la recesión y superar la crisis es actuar sobre el mercado laboral, como si una reforma fuera la “pócima de fierabrás” que nos podría sacar de la actual situación y empezar a generar empleo de forma casi mágica. Es más hay quien  se atreven a decir que si no se actúa de forma inmediata sobre el mercado de trabajo corremos el riesgo de poner en peligro el propio sistema financiero, y eso lo dice el Gobernador del Banco de España quien afirma sin rubor que el desempleo masivo es el mayor riesgo para la banca. Quien hubiera dicho hace tres años que los trabajadores y trabajadoras, o mejor dicho, sus derechos nos hemos convertido en un riesgo para las cuentas de resultado de las entidades financieras.

Resulta evidente que la actual crisis ha dejado al descubierto las debilidades de nuestro modelo productivo y su reflejo en un mercado laboral tremendamente frágil que igual que creó empleo de forma muy intensa en los periodos de crecimiento lo ha destruido de forma igualmente  intensiva en esta época de recesión. Por lo tanto, a nuestro juicio, aún reconociendo la necesidad de hacer reformas, no es prioritario actuar sobre el mercado de trabajo, y mucho menos es necesario que la actuación sobre el mismo se traduzca en una reforma laboral que con el argumento de flexibilizar el mercado laboral recorte derechos o rebaje salarios. Eso sería un error que nos llevaría a una salida en falso de la crisis.

Desde UGT consideramos que el consenso en el diálogo social es la herramienta para adoptar aquellas medidas que pongan los cimientos de un nuevo modelo productivo que genere la riqueza y el bienestar suficiente para superar la actual coyuntura.En algunos casos, las medidas pasan por priorizar actuaciones contenidas en el PAVACE II y otras están reflejadas en el documento elaborado por UGT-PV ‘La Comunitat Valenciana del siglo XXI: Una sociedad sostenible’. Nuestro sindicato considera que hay cuestiones prioritarias que se tienen que impulsar como volver a recuperar el valor del trabajo como elemento sustancial de recuperación económica frente a la economía financiera, especulativa y cortoplacista.  Casi me atrevería a decir que en estos momentos, tal y como dijo nuestro secretario general Cándido Méndez, necesitamos con más urgencia una reforma empresarial que una reforma laboral, y no solo lo decimos nosotros, sino que los propios empresarios en el recientemente publicado “Barómetro empresarial de la Comunidad Valenciana” reconocían que las principales medidas empresariales a poner en marcha para contrarrestar las actuales dificultades económicas pasaban entre otras por “sustituir la visión cortoplacista y de negocio rápido tan extendida en los últimos años entre una parte importante del tejido empresarial de nuestra comunidad.”

Así pues el empleo con derechos debe ser el elemento central sobre el que asentar la recuperación económica, por lo que hay que situar a nuestra sociedad en torno a este hecho; el equilibrio sectorial entre servicios, industria y agricultura es imprescindible, con una construcción dimensionada y más eficiente, alejada de la especulación; el cuidado y promoción del medio ambiente es un elemento de progreso social y económico y en el que las políticas energéticas deben colaborar a la sostenibilidad del nuevo modelo productivo; hay que potenciar la política industrial como elemento estabilizador con políticas activas y especificas que logren fomentar las actividades emergentes con alto componente tecnológico e innovador, al tiempo que hay que revitalizar los sectores tradicionales de la industria; al igual que los sectores vinculados a las actividades agropecuarias y al turismo de calidad, sector en el que nuestra provincia no ha explotado ni por asomo todo su potencia; hay que fortalecer los servicios públicos, especialmente los relativos a educación, sanidad y dependencia, de forma que mantengan su carácter y gestión pública; hay que impulsar políticas de inserción laboral, formación y cualificación profesional y de permanencia en el mercado de trabajo; y que es necesario aplicar correctamente la Ley de Igualdad en las empresas a todos los niveles y seguir garantizando la seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras

Que se puedan cumplir estas premisas depende no sólo de los trabajadores y trabajadoras sino de las administraciones públicas, fundamentalmente de la Generalitat Valenciana, así como de las organizaciones empresariales y sus asociados. Si queremos salir fortalecidos de la crisis, en política ha llegado el momento de los  estadistas y en materia laboral de los empresarios valientes y los trabajadores con derechos.


Tino Calero
Secretario general de UGT Plana Alta-Maestrat-Els Ports

0
0
0
s2smodern