Los trabajadores, el eslabón más débil de la cadena. Constantino Calero

31 de diciembre de 2008

Los trabajadores, el eslabón más débil de la cadena. Constantino Calero El año 2008 ha ratificado la mala tendencia para la economía y el mercado laboral castellonense que se inició a finales de 2007. El importante incremento del paro en la provincia, que hasta noviembre era ya del un 106 % respecto al año anterior, nos da una buena idea de que nos encontramos en una situación muy preocupante y que se ha acelerado por la caída del sector de la construcción, principalmente, y por la situación de crisis económica internacional.

También es cierto que ésta es una situación nueva en nuestra provincia, donde las cifras de desempleo siempre han sido bajas y donde, sin ninguna duda, la incidencia de la crisis en la construcción y la cerámica, junto con la falta de diversificación, han propiciado que más de 17.000 personas hayan perdido su trabajo hasta el mes de noviembre en 2008, sin duda un mal dato que esconde multitud de dramas personales.

A este momento difícil y complicado se le suma una actitud de parálisis del gobierno Valenciano, que no toma medidas eficaces y que no se hace caso a las constantes peticiones de los sindicatos de convocar la comisión de seguimiento del PAVACE II con el objetivo de impulsar alternativas ante la crisis. Da la impresión de que tenemos un gobierno absorto tras ver como hemos pasado de la autocomplacencia del pleno empleo a la destrucción masiva del mismo.

Por eso creemos que en este contexto de dificultades, donde hay un número elevado de empresas que aprovechan el ambiente social generado por la crisis económica para hacer reestructuraciones a costa del empleo que no tienen justificación desde un punto de vista económico y productivo, no deben ser los trabajadores quienes acaben pagando los efectos de una crisis que no tiene su origen en el mercado de trabajo sino en la explosión de la burbuja financiera e inmobiliaria, motivada fundamentalmente por la codicia desenfrenada de unos pocos.

Ante esta situación, es necesaria una actuación conjunta de todas las administraciones para paliar y frenar el continuo crecimiento del paro, al tiempo que se deben activar políticas activas de empleo y formación. En este aspecto también hay que activar una verdadera política industrial, que fortalezca la inversión en I+D, la producción de bienes de mayor valor añadido y una mayor productividad y competitividad.

Para hacer mayor énfasis en nuestras peticiones, el movimiento sindical mayoritario de la Comunitat Valenciana iniciará en enero una serie de movilizaciones encaminadas a reclamar acciones políticas, económicas y sociales urgentes que contribuyan a resolver las causas que han provocado esta crisis y que pongan el acento en el empleo y la protección social.
Las principales peticiones son el cumplimiento de los compromisos del PAVACE II; claridad y contundencia para rechazar todos aquellos expedientes que no vayan acompañados de un plan industrial de futuro; medidas que permitan a las empresas afrontar la crisis, especialmente a las pequeñas y medianas, haciendo que los recursos lleguen a las empresas y las familias con transparencia y control público y social;  un incremento de las inversiones en infraestructuras y vivienda protegida, así como en la mejora de los servicios públicos, educación, sanidad y servicios de atención a la dependencia; y un plan de rescate de la industria con ayudas a la competitividad y de créditos para facilitar liquidez a aquellas empresas que garanticen y creen nuevos puestos de trabajo acompañado de un plan industrial a medio y largo plazo.

Al mismo tiempo, durante el periodo de movilizaciones, que en Castellón tendrá lugar los días 14 y 31 de enero, se solicitará a las administraciones que garanticen la atención y la protección social a las personas que queden sin trabajo, reforzando las oficinas del SERVEF para atender a las personas en paro con programas de empleo y formación que les permita incorporarse a nuevas ocupaciones en sectores o empresas que generen empleo; al tiempo que es necesaria la ampliación y coordinación de los recursos de las administraciones locales, aportados por los dos Gobiernos, para hacer frente a los riesgos de exclusión social, mediante políticas de reinserción.

Todo esto con un único fin, que la cadena económica y social de la globalización no vuelva a romperse por su eslabón más débil, los trabajadores y trabajadoras.

Los trabajadores, el eslabón más débil de la cadena. Constantino Calero Firmado: Constantino Calero Vaquerizo, Secretario General de la U.C. Plana Alta-Maestrat-Els Ports de la UGT-PV.

0
0
0
s2smodern