HABLA EL TRIBUNAL SUPREMO: LA MISERIA PA LOS MISMOS DE SIEMPRE

Benjamin Sánchez. Secretario General de UGT FeSMC Comarques de Castelló

Finalmente ha hablado el Tribunal Supremo y ha decidido sobre la miseria. Como bien sabemos, cuando el Gobierno decidió subir el Salario Mínimo Interprofesional de una manera importante; entendimos que lo hacían, porque literalmente, se les caía la cara de vergüenza si consentían que hubiera personas trabajando y percibiendo un salario inferior a 900€ mensuales.

También porque el movimiento social, con nuestra UGT a la cabeza, empujaba con fuerza por la dignificación de los salarios. No olvidemos la campaña del “Ponte a mil”

Dice el art 35 de la Constitución Española:
“Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.”

¡Que tíos aquellos, los llamados padres de la patria! “Remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia”. Pues ¡Ala! Dijeron en el Gobierno de Pedro Sánchez. ¡Que cobren como mínimo 900€! (Hoy, tres años después, 1000€.)

Lo que posiblemente no se esperaban, es que surgieran debates y controversias. Los empresarios de los sectores del hambre, los de más bajos salarios, los sectores de acceso al empleo, sectores que tenían establecidos salarios muy cercanos al anterior SMI, (el de los setecientos y pico euros mensuales), argumentaron que ellos, con salarios bases poco por encima del SMI de entonces, complementaban con los complementos personales y los de puesto de trabajo. Hablaron de absorber el concepto de antigüedad, los complementos de penosidad, peligrosidad, etc. Como era de esperar, sindicatos y trabajadores no admitimos estos argumentos y juicio tras juicio, recurso tras recurso, el debate se ha llevado hasta el Tribunal Supremo.

Como decía al principio, el Tribunal Supremo ha hablado; ha decidido sobre la miseria, ha emitido su juicio incuestionable y… ¿saben ustedes a quien ha dado la razón? ¿De que parte se ha inclinado su balanza?
Sí, claro que lo saben, del lado empresarial. La miseria se ha repartido y… otra vez más, la miseria les toca a los mismos.

Si señores jueces del Tribunal Supremo, la antigüedad, los complementos de puesto de trabajo son, según ustedes, una parte a considerar, para valorar si un trabajador cobra o no el salario mínimo interprofesional. Lo han dicho ustedes y no se les ha caído la cara de vergüenza.

Seguramente ustedes no hacen sino aplicar las leyes. Dado este resultado, seguimos necesitando cambios legislativos, desde UGT seguiremos luchando para que ustedes sigan aplicando la Ley y… puedan hacer JUSTICIA. Como decíamos, puede que su sentencia se ajuste a la Ley… ¡Pero que INJUSTICIA!