Unión General de Trabajadores del País Valenciano

Casi el 80% de los parados alicantinos menores de 30 años no podrán beneficiarse del contrato estrella de la reforma laboral aprobada por el Gobierno por no percibir prestación por desempleo. La Unión Comarcal de la UGT-PV L'Alacantí denuncia que este contrato indefinido previsto en el decreto aprobado por el Gobierno con el que se pretende reducir la alta tasa de paro juvenil tendrá una escasa aplicación en la provincia debido a que el empresario que emplee durante un año a un parado menor de 30 años sólo tendrá una bonificación fiscal si éste cobra una prestación contributiva.

Con los datos del pasado mes de enero, en la provincia hay 34.048 jóvenes en esta franja de edad que se encuentran sin trabajo, pero que no cobran prestación. En total, en Alicante los menores desempleados de hasta 30 años alcanzan la cifra de 42.813, mientras que el total de desocupados que arroja Alicante asciende hasta los 219.929, de los que sólo el 55,4% cobra algún tipo de ayuda. Y de éstos, 121.844 beneficiarios de prestaciones un 45% percibe una ayuda asistencial, un 42,3% cobra la contributiva y un 12,2%, la mínima que significa la Renta Activa de Inserción.

Por otra parte, al margen de denunciar esta discriminación en uno de los contratos en los que el Gobierno ha puesto más énfasis y como ejemplo de uno de los instrumentos por los que se creará empleo, el sindicato incide en otra de las consecuencias negativas de este contrato estrella. Yaissel Sánchez, responsable de Empleo de UGT en l´Alacantí, considera que este modelo de contratación favorece que los trabajadoes sean más baratos y más precarios.

La medida está dirigida a las pymes de menos de 50 trabajadores que pueden obtener deducciones fiscales si dan empleo durante un año a un parado con prestación. El contrato será indefinido, pero en realidad pone a prueba al trabajador durante ese tiempo en el que estará expuesto a que lo despidan en cualquier momento, sin ningún requisito de indemnización ni otros derechos, insistía Sánchez.

Además de ello, Yaissel Sánchez considera que otra de las consecuencias más negativas para el trabajador que rescaten del paro es que si éste voluntariamente quiere complementar el salario que le ofrezca el empresario con el 25% de su ayuda del paro, se puede encontrar con la situación de que transcurrido el año de contrato se quede sin empleo y sin derecho a paro, al haberlo agotado trabajando. Por todos estos motivos, UGT rechaza este modelo de contratación y subraya que, además, en el único aspecto en que podría ser más positivo para reducir el paro juvenil no beneficia a la inmensa mayoría de los alicantinos de menos de 30 años porque no son perceptores de prestaciones contributivas.

Esta situación es consecuencia directa de la elevada tasa de temporalidad y precariedad laboral que se registra en la provincia, donde predominan las contrataciones de cinco días y de tres meses. Sánchez incide en que esta situación deriva posteriormente no sólo en peores prestaciones, sino que a los trabajadores les cueste más tiempo acumular la cotización mínima para poder acceder a las ayudas del paro.

0
0
0
s2smodern