Unión General de Trabajadores del País Valenciano

7 de enero de 2007

El secretario general de la UC de La Muntanya-Valle del Vinalopó de la UGT-PV anunció en enero de 2006 que el mal momento por el que atravesaba entonces el sector calzado no iba a mejorar a lo largo del año, por desgracia el tiempo le ha dado la razón. Tanto cierre y tanto paro es lamentable y nos preocupa por igual a todos los agentes sociales pero era algo previsible, indica Vicente Prieto.

De hecho, UGT-PV ya advirtió al inicio de la crisis que el sector estaba llamado a pasar por una criba selectiva que iba a dejar en el camino a todas aquellas industrias zapateras que no cambiaran su mentalidad productiva para apostar decididamente por la calidad, la innovación, la tecnología, la marca, el diseño y la moda. De lo que se trata es de dar un valor añadido al artículo para poder competir con el calzado que se fabrica en China y Vietnam, donde la mano de obra es mucho más barata, señala Prieto.

La reconversión está en marcha y por el momento el 30% de las firmas ha desaparecido y queda otro 30% por desaparecer, según las previsiones que maneja la dirección comarcal de UGT.

No obstante es probable que en 2007 el número de cierres baje por la propia tendencia natural. Cada vez se cierran menos empresas porque quedan menos empresas para cerrar, puntualiza Prieto. Es el mismo fenómeno que se está produciendo en los Expedientes de Regulación de Empleo. Entre enero y noviembre de 2006 se han presentado 68 EREs que han llevado al paro entre uno y tres meses a un total de 837 trabajadores. Los últimos datos oficiales revelan que en noviembre se registraron dos nuevos expedientes de empleo. Se trata de una empresa de maquinaria de calzado de Petrer y otra de zapatillas vulcanizadas de Aspe. Los obreros afectados son cinco. 

0
0
0
s2smodern