Unión General de Trabajadores del País Valenciano

UGT pondrá en marcha un protocolo contra la violencia de género en la negociación colectiva

Pilar Mora Martínez, Secretaria de Formación, Empleo e Igualdad de Género UGT PV

Desde el 1 de enero de 2003 hasta la actualidad han sido asesinadas por violencia de género un total de 916 mujeres en el Estado español. De esa terrible cifra, 119 han sido asesinadas en la Comunitat Valenciana. Es por ello, que se puede afirmar que la violencia de género es un problema muy grave, aunque en muchas ocasiones no sea percibido como tal.

Los recortes y el empeoramiento de la situación de las mujeres en el empleo de los últimos años, tras las reformas laborales (20.204.040 euros desde 2010, si tenemos en cuenta las partidas presupuestarias contra la violencia y políticas de igualdad entre mujeres y hombres), confirman el descenso de las mujeres que pueden hacer uso de los derechos laborales que contempla la Ley de Violencia de Género en relación con las prestaciones contributivas de la Seguridad Social.

Resulta indudable que existe una relación directa entre el descenso de mujeres que por suspensión y/o extinción del contrato de trabajo, conservan su derecho a la percepción de una prestación de desempleo, y el empeoramiento de la situación de las trabajadoras víctimas de violencia de género que cada vez en mayor medida se ven privadas del ejercicio de estos derechos en la práctica, mientras que el número de víctimas de violencia de género no ha dejado de aumentar.

Según los datos facilitados a UGT por el Servicio Estatal Público de Empleo son las empresas situadas en Andalucía (125) y Madrid (120), seguidas de las de Comunitat Valenciana (109), las que están realizando un mayor esfuerzo en la contratación de mujeres víctimas de violencia de género. En el resto de CCAA el número de contratos bonificados no alcanza los cien. Ello es especialmente importante; porque la inserción laboral es un medio de mejora de vida para las mujeres que están en situación de violencia de género.

El acoso sexual y el acoso por razón de sexo son la expresión más evidente de la violencia que se ejerce contra las mujeres en el ámbito laboral. En estas últimas semanas se ha hablado especialmente del acoso sexual, sobre todo, por la Campaña #MeToo #AMiTambién. La realidad es que en España, según datos de la Inspección de Trabajo, desde el año 2008 al 2015, unas 2.484 mujeres se vieron afectadas por infracciones en materia de acoso sexual, se efectuaron 1.489 requerimientos y se impusieron sanciones por valor de 237.748€. Este tipo de violencia está muy invisibilizada. Las víctimas tienen grandes dificultades para expresar y comunicar el problema, y aún más para denunciarlo. Las víctimas temen exponerse a represalias y acabar perdiendo el empleo, de forma que sufren el acoso, pero en muchísimos casos no lo denuncian. Es por ello, que desde UGT-PV apostamos fuertemente por la necesidad de que los planes de igualdad y los procedimientos contra el acoso sexual y el acoso por razón de sexo se creen, apliquen y evalúen en todas las empresas de la Comunitat Valenciana, al margen de su tamaño. Cuando hay violencia, hay vulneración de los derechos fundamentales. Estamos en una situación de urgencia.

 

0
0
0
s2smodern