Los biorresiduos son los residuos orgánicos de restos alimentarios, así como de parques y jardines. Se pueden generar en cualquier centro de trabajo, especialmente en restaurantes, hoteles, comercios de alimentación, comedores (escolares, de empresas), oficinas y plantas de transformación de alimentos.

En primer lugar, es importante la prevención, sobre todo de excedentes alimentarios o de alimentos caducados o en mal estado, mediante una adecuada gestión y organización en la empresa.

Una vez generados es fundamental su separación para no ensuciar los otros materiales y poder optimizar su valorización. Han de tener un contenedor específico en la empresa, con una bolsa compostable para que no se contaminen los restos con plástico.

En este enlace puedes accedeer a un test para comprobar si tienes claro lo que se puede echar en el cubo de los residuos orgánicos.

Su separación adecuada permite un correcto compostaje lo que supone obtener material fertilizante de calidad para la agricultura y jardinería: ¡economía circular!

A partir del 2020 los ayuntamientos deben implantar la recogida separada de biorresiduos en sus municipios, con lo que las empresas deben contribuir a esa recogida.
En el caso de que en la empresa se generen grandes cantidades deberán contactar con los ayuntamientos para acoplar el sistema de recogida a sus necesidades.

Busca la simbiosis industrial: ¡tus residuos orgánicos pueden ser la materia prima para otra empresa!

 

  Empleos verdes por el clima

0
0
0
s2smodern