Unión General de Trabajadores del País Valenciano

Hoy 17 de mayo, es el día contra la Homofobia y la Transfobia, que conmemora el fin de la falacia científica que convertía a las personas homosexuales en enfermos mentales tras su despatologización en 1973 por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA).

 Pero hoy, 45 años después, y a pesar de los grandes avances alcanzados en los últimos años en nuestro país, la homofobia, la lesbofobia, la transfobia y la bifobia siguen siendo una de las formas de odio más extendidas y el mundo laboral tampoco es ajeno a este tipo de odio y discriminación, tanto en las empresas como en el acceso al empleo.


La situación de crisis económica hace que, ante situaciones de discriminación que en muchas ocasiones transcienden más allá de los derechos laborales y sindicales, no se denuncie por el miedo a perder el puesto de trabajo. Estamos hablando de derechos humanos y desde el Grupo del LGTBI de UGT-PV manifestamos un fuerte compromiso con la igualdad de trato y la no discriminación, el respeto y la dignidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBTI).


Desde nuestro grupo LGTBI consideramos que el ámbito laboral es un espacio en el que debemos avanzar en igualdad y fomentar la visibilidad de las personas LGTBI, ya que sólo así podremos hacer efectivos la igualdad y los derechos, que legalmente se han conquistado, pero que aún distan de ser reales. Es por ello que uno de los objetivos prioritarios de nuestro sindicato es concienciar acerca de la importancia de hacer visibles a las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, de cara a que puedan ejercitar sus derechos. De lo contrario, y en ocasiones amparados en un ficticio derecho a la intimidad, no pueden a veces acceder a derechos y beneficios que la ley les concede, tales como hacer efectivo un permiso de matrimonio o registro de pareja de hecho; permisos de enfermedad o visita médica; ayudas sociales en los convenios, permisos relacionados con la paternidad y maternidad, etc. La realidad es que un modelo de convivencia oculto supone automáticamente no poder acceder a los derechos y beneficios reconocidos en el Estatuto de los Trabajadores y los convenios correspondientes.


Para combatir este contexto desfavorable, que en ocasiones está sesgado de prejuicios y desconocimiento, es básico facilitar información que ayude a los trabajadores y trabajadoras, así como a los y las representantes sindicales, a crear entornos favorables de visibilidad, a detectar cuando se producen situaciones de discriminación, vulneración de derechos y a poder intervenir y defender los derechos laborales.


Todos los trabajadores y trabajadoras deberíamos ver garantizados nuestros derechos laborales con independencia de cualquier circunstancia personal o social. Una tarea básica para la UGT-PV es conseguir la equiparación de derechos y evitar así todo tipo de discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género. Para ello, para alcanzar la igualdad de oportunidades en el ámbito laboral, es necesario incidir en algunas medidas que venimos desarrollando, como formar y sensibilizar de forma específica a nuestros delegados y delegadas para que puedan abordar las discriminaciones y vulneraciones de derechos que se producen en el entorno laboral, o introducir cláusulas específicas en los convenios colectivos para garantizar la equiparación y no vulneración de derechos.


Ante esta realidad laboral no podemos bajar la guardia, por ello seguiremos estando alerta para eliminar cualquier tipo de discriminación, especialmente indirecta, por orientación sexual e identidad de género, y actuaremos en aquellos supuestos en los que los trabajadores y trabajadoras sean víctimas de acoso y/o mobbing como forma indiscriminada de despido por su condición sexual y de género.

0
0
0
s2sdefault