Unión General de Trabajadores del País Valenciano

8 de marzo de 2008

¿Son suficientes las leyes para conseguir la igualdad de mujeres y hombres?. Elvira Ródenas Sancho Hoy en día pocas personas, al menos públicamente, ponen en duda la necesidad de conseguir el tan ansiado objetivo de la igualdad de mujeres y hombres, en todo caso, lo que cambian son los mecanismos y los tiempos para alcanzarla.

Están los que opinan que la “meritrocracia” es suficiente, que la mujer que “vale” no encuentra dificultades ni en el empleo, ni en la promoción profesional, ni en la política, ni en los consejos de administración de las empresas, y que las medidas de acción positiva y las acciones para conseguir la igualdad son consideradas como medidas para conseguir privilegios inmerecidos.

“La OIT en 1994 elaboró un informe en el que intentaba aventurar el horizonte razonable en el que las mujeres y los hombres alcanzarían la igualdad plena especialmente en las esferas superiores de decisión política y económica. Su autora la chilena Mª Angélica Ducci vaticinó que a este ritmo faltaban 475 años para que esto se produjera. Hoy aun quedan 461 años”. Las mujeres suponen la mitad de la población, la mitad del potencial humano e intelectual de nuestro país. ¿Estamos dispuestas a esperar tanto tiempo?

En nuestro país, desde 1977 se han incorporado 5,6 millones de trabajadoras y trabajadores, de los cuales el 73% son mujeres. Casi el 50% de ellas tienen entre 30 y 44 años. En los últimos 30 años se han incorporado 4,4 millones de mujeres a trabajo remunerado, en la CV 420.000 (10,5%). A pesar de ello, el empleo femenino en nuestra Comunidad sigue creciendo a un ritmo muy lento, la tasa de empleo es del 44,26% frente a la media de España del 53% o la de los países de la UE que se sitúa en el 56,3%. Aun estamos muy lejos de alcanzar los objetivos de la Cumbre de Lisboa que establece para 2010 una tasa de empleo del 60% para las mujeres.

La Ley Orgánica de Igualdad efectiva de mujeres y hombres supone un avance, como los planes de Igualdad que tienen que elaborarse y desarrollarse en las empresas, las medidas de acción positiva, el permiso de paternidad que va a mejorar las posibilidades de conciliación y que contribuirá a la eliminación del estereotipo que tenemos las mujeres como únicas y mejores cuidadoras, eliminar el sexismo en la publicidad, favorecer la participación de las mujeres en la toma de decisiones, tanto en el ámbito de la política, como en el ámbito económico.

Pero las leyes por si solas no son suficientes, todavía hoy la brecha existente entre igualdad legal e igualdad real es tan grande que exige hacer algo más que lo realizado hasta ahora.

A pesar de que durante el año 2007 en la Comunidad Valenciana 19.092 personas se acogieron a la nueva Prestación por Paternidad de 13 días que paga el INSS,  esta cifra sólo supuso el 53,68% de los que podían acogerse a ella, más de 7.600 cónyuges, padres en su mayoría, dejaron de acogerse a este premiso al ser  voluntario e intransferible a la madre. Podemos comprobar como los estereotipos por razón de género siguen estando todavía anclados en nuestra sociedad. Porque como sabemos un estereotipo es una construcción social que por razón de género establece qué actitudes y aptitudes podemos y vamos a desarrollar el resto de nuestra vida y condenan a mujeres a la desigualdad y en muchas ocasiones a la marginación y a muchos hombres a que no se atrevan a solicitar el permiso de paternidad para cuidar también de sus hijos/as. Eso en el siglo XXI no nos lo podemos permitir.

La falta de aplicación en la Comunidad Valenciana de la Ley de Atención a las personas en situación de dependencia  que entro en vigor en enero del 2007, a pesar de ser una Ley que mejorará y liberará a muchas mujeres de la esclavitud de los cuidados, continúa condenando a miles de mujeres valencianas al desamparo y al abandono, al ser éstas el porcentaje mayor de personas que necesitan cuidados y también al ser ellas las cuidadoras, porque aun hoy, en nuestra Comunidad, del 98% de las causas por las que las mujeres abandonan el empleo son por el cuidado de familiares, hijos, padres, madres y suegros.

No, con la ley no es suficiente, no obstante las leyes son un instrumento a disposición de la sociedad para conseguir una vida mejor, utilicémoslas.

¿Son suficientes las leyes para conseguir la igualdad de mujeres y hombres?. Elvira Ródenas Sancho Firmado: Elvira Ródenas Sancho, secretaria de la Mujer y la Igualdad de la UGT-PV.

0
0
0
s2smodern

 

UGT RGB 300 face.fw twit instayou.fw SNI 

 

SerdUGT
la plataforma de servicios de nuestros afiliados y afiliadas