Unión General de Trabajadores del País Valenciano

11 de julio de 2007

Señores de la SEPI...les toca. Rafael Recuenco Desde hace ya mucho tiempo, el movimiento sindical de clase en general, y la UGT del País Valenciano en particular, venimos constatando primero y denunciando después que el empleo que se crea en nuestra Comunidad fundamentalmente está instalado en el sector servicios, sector caracterizado por un fuerte dinamismo pero también por una enorme precariedad laboral en forma de contratos muy poco estables y con una gran rotación en los puestos de trabajo.

Los últimos datos del desempleo registrado en la Comunidad Valenciana (junio), con un aumento en el número de desempleados que no se producía desde junio de 1993, corroboran lo ya dicho y, además, nos indican que los beneficios en términos de empleo aportados por la America´s Cup –y en un mes tan trascendente para este evento deportivo como el pasado– no son tan importantes como se nos había hecho creer.

Frente a ello, en la UGT del País Valenciano creemos que es preciso seguir demandando a los poderes públicos una verdadera política industrial que, con puestos de trabajo de elevada productividad y dotados de mayor estabilidad, son capaces de dinamizar nuestra economía y nuestro tejido productivo porque, además, animan el consumo interno duradero y la inversión, mitigan, frente a los del sector servicios, las diferencias salariales entre hombres y mujeres y fomentan la igualdad de género, precisamente por su mayor estabilidad; en definitiva, aquella verdadera política industrial es la que puede dinamizar lo que queda de nuestra industria.
 
En este sentido, esta pasada legislatura el Gobierno Valenciano, a través de su Conseller –ahora Exconseller– galáctico, impulsó unos Planes Sectoriales con poca o nula habilidad, y consiguió que, en vez de sentirnos todos implicados en el diseño de políticas tan trascendentales como esas y buscar para ellas el consenso, no tuviéramos ni la suerte de poder trasladar nuestras opiniones al respecto. Los empresarios parece ser que tampoco –o al menos eso nos dicen por detrás–; el resto del Consell, siendo prudentes en la frase, miró a otra parte.

En la legislatura que ahora comienza, me gustaría que cosas como las que acabo de decir no se produjesen. El Gobierno Valenciano ha de tomar buena nota y pensar en el empleo que ha de seguir creando: un empleo de calidad  y  sobre  el que, si  se  atreven, podamos  hablar de  productividad –como al principio decía–, porque la productividad desde mi modesta opinión no se mejora con empleos de baja cualificación y mal pagados que son, con rarísimas excepciones, los muy predominantes en el sector servicios.

Aunque el análisis, diagnóstico, diseño y puesta en práctica de una auténtica política industrial es fundamental para todas y cada una de las Administraciones Públicas, quiero referirme concretamente a los señores de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), una vez que ya han tomado la decisión de no aceptar la propuesta, el proyecto de “Ros Casares” para “Ízar” en Manises. Pues bien, señores de la SEPI, ahora, por tanto, les toca a ustedes.

¿Y qué les toca?, está muy claro; les toca traer a Manises un proyecto industrial que permita un futuro con garantías a los trabajadores de “Ízar” y que, a su vez, posibilite y coadyuve al mantenimiento de un actividad industrial que favorezca al conjunto de la economía valenciana para que el empleo –especialmente el de la industria– no siga la actual senda de deterioro.

Señores de la SEPI...les toca. Rafael Recuenco Firmado: Rafael Recuenco Montero, secretario General de la UGT-PV.

0
0
0
s2smodern

UGT.es icono facebook icono twitter Canal You Tube SNI

Facebook

2019
Tipo de cotización y prestaciones de la Seguridad Social