1 de julio de 2007

Oportunidades agrícolas con los biocombustibles. Rafael Cervera El Ministerio de Industria ha aprobado un real decreto que obliga a que el 5’75% del combustible comercializado en 2010 en las petroleras en España sea biocarburante y en 2020 suponga ya un 10%, lo que es una oportunidad para las explotaciones agrícolas valencianas que pueden hacer de la producción de estas cosechas una alternativa a la actual situación de crisis. Por ello, desde UPA-PV instamos al sector a prepararse para ofrecer la producción demandada y así evitar que esa demanda sea suplida por la agricultura de otros países.

Y es que además de dicha normativa hay otros condicionantes favorables para su desarrollo como la preocupación social por el cambio climático, la incertidumbre europea sobre la dependencia energética del petróleo y el gas, y la presión creciente por la conservación de los recursos naturales. Todo, ello insisto, debe ser aprovechado por el sector e implantar una producción agroenergética capaz de dar vida y futuro al campo valenciano y protección y seguridad al agricultor.

Esta es una actividad emergente, pero UPA-PV ha constatado que ya se están obteniendo los primeros resultados, procedentes de la Mesa de Biocarburantes puesta en marcha el año pasado por el MAPA a petición de UPA. En este foro, del que también forman parte la industria, ya se ha conseguido la firma de un contrato-tipo homologado para colza y girasol destinado a biodiésel, que mejora las condiciones de los trabajadores del campo.

UPA-PV entiende que la consolidación de las producciones agroenergéticas en la Comunidad Valenciana pasa por un pequeño empujón por parte de las administraciones públicas, pero también desde el ámbito privado, en los cuatro aspectos de la situación requiere: producción, industria transformadora, demanda e investigación y desarrollo.

En concreto, la UPA-PV propone que la subvención de la UE a este tipo de cultivos pase de 45 a 90€ por hectárea y que se cree un plan nacional alternativo con la misma finalidad: apoyar la producción. También se debe apuntalar a la industria para que se instale ligada al territorio y a la producción propia. Además se debe incentivar el consumo y redoblar esfuerzos en la investigación para la obtención de variedades más adaptadas a la producción de biodiésel, bioetanol y biomasa, sin olvidar el desarrollo de los biocarburantes de segunda generación.

Oportunidades agrícolas con los biocombustibles. Rafael Cervera Firmado: Rafael Cervera Calduch, secretario general de la UPA-PV.

0
0
0
s2smodern