Unión General de Trabajadores del País Valenciano

8 de marzo de 2007

La igualdad no da igual, trabájala. Elvira Ródenas Sancho Actualmente España se encuentra en una situación excepcional en la que las expectativas de igualdad entre mujeres y hombres son mayores que las existentes en ningún momento histórico. Pero, desde la UGT-PV sabemos que a pesar de los avances legislativos y económicos experimentados, aún persisten obstáculos sociales y laborales que provocan la desigualdad en el trato y en las oportunidades. Para las mujeres, conseguir la independencia económica supone lograr la plena identidad y para conseguir esa vida autónoma es necesaria la total integración en igualdad de condiciones en el mundo laboral.

Es evidente que, desde un punto de vista jurídico se reconoce la igualdad de todas las personas ante la ley, pero hace falta además que se produzcan cambios sociales y estructurales que hagan de ese principio constitucional una igualdad real y efectiva. Para la UGT-PV, la  futura Ley Orgánica de Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres es una herramienta importante, porque aborda de forma transversal el principio de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres en todas las esferas de la vida: educación, política, sanidad, empleo y seguridad social, acceso a bienes y servicios… además es una ley dirigida por igual a mujeres y a hombres, la única manera de lograr el objetivo de erradicar la discriminación de género.

La situación de las mujeres en la Comunidad Valenciana arroja datos poco satisfactorios: la tasa de empleo femenino es casi 23 puntos inferior a la masculina, el paro prácticamente duplica al masculino y la tasa de temporalidad también es mucho mayor entre las mujeres. Los empleos, a tiempo parcial, son ocupados mayoritariamente por ellas y, además, un dato revelador: de las personas que acceden a contratos a tiempo parcial por obligaciones familiares, el 99% son mujeres, mientras que las excedencias por el cuidado de hijas/os y las bajas por maternidad o cesión por maternidad corresponden a mujeres en un 96´38 y el 98´75%, respectivamente.

Por otra parte, es conocido que las mujeres en su conjunto perciben unas retribuciones inferiores a las de los hombres, haciendo evidente la existencia de una importante discriminación salarial de la mujer en el ámbito laboral, brecha salarial que en la Comunidad Valenciana alcanza un 33,1%.

Esta situación de discriminación en que se encuentran las mujeres puede verse también reflejada en las abrumadoras cifras de delitos de abuso, acoso y agresión sexual, así como de violencia de género que sufren, mientras que la representación de las mujeres en los órganos de decisiones, tanto políticas como empresariales, es todavía excesivamente baja.
Por otro lado, la Ley de Igualdad valenciana proclama la importancia del ámbito laboral como factor necesario para la igualdad, ya que proporciona independencia económica, y establece la conciliación de la vida laboral, personal y familiar como un pilar básico. Para ello establece la ampliación de la red pública de escuelas infantiles, pero lo cierto es que desde su aprobación no se ha creado ni una sola. También indica que incentivará a las empresas que establezcan horarios flexibles para facilitar dicha conciliación, pero hasta el momento la UGT-PV no tiene constancia de que ninguna empresa haya sido incentivada por esta flexibilización horaria. También establece incentivos para las empresas que elaboren planes de igualdad, pero como en los casos anteriores no hay datos de ninguna empresa incentivada.

La ausencia de medidas integrales, a nivel autonómico, que aborden de manera definitiva las dificultades de conciliación de la vida laboral, personal y familiar, como la insuficiencia de infraestructuras de atención a la infancia, así como de centros de día y residencias para la atención a personas dependientes, unida a la baja calidad y los elevados precios de estos servicios, condenan a un importante número de mujeres a permanecer fuera del trabajo asalariado. Porque hasta que las medidas de conciliación de la vida laboral, personal y familiar, no se dirijan por igual a hombres y mujeres, no serán plenamente efectivas.

Si de verdad queremos que la Comunidad Valenciana sea una sociedad donde no exista discriminación por el hecho de ser mujer, hay que trabajar decididamente cada día para conseguirlo. En la UGT-PV conocemos por experiencia, que el trabajo por la igualdad, no acaba, ni es solamente el que se hace en torno al 8 de Marzo, sino que ha de ser un trabajo constante, que debemos llevar a cabo día a día, y en el que no manifestemos únicamente que estamos a favor de la igualdad, sino que debemos mostrar un firme compromiso, tanto desde la ciudadanía como desde los distintos ámbitos administrativos, que han de realizar un trabajo firme en la promoción de la igualdad de género.

Para ello, las administraciones deben plantear acciones positivas, entendidas como una estrategia destinada a establecer la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, a través de medidas que permitan corregir las discriminaciones que son el resultado de prácticas sociales.

Como la igualdad no da igual, hay que trabajarla, y esta aspiración ha de ser un trabajo diario de todas y todos.


Firmado: Elvira Ródenas Sancho, secretaria de la Mujer y la Igualdad de la UGT-PV

0
0
0
s2smodern

UGT.es icono facebook icono twitter Canal You Tube SNI

Agenda UGT-PV

26 Sep 2019
10:30AM - 02:00PM
Valencia. Jornada Mujeres y tecnología

Facebook

2019
Tipo de cotización y prestaciones de la Seguridad Social