Es crucial revertir la precariedad y ampliar la protección por desempleo.

Es imprescindible un plan de choque que mejore la calidad del empleo y la inserción laboral.

Según las cifras publicadas por el SERVEF, el paro registrado en el mes de agosto de 2018 en la Costera, se ha situado en 5.868 personas, es decir, 22 parados registrados más que en el mes anterior y 714 menos que en el 2017, lo que supone un incremento mensual del 0’38% y una reducción interanual del 10’85%.

En la Vall d’Albaida el paro registrado en agosto de 2018 es de 6.629 parados, es decir, hay 375 parados más que en el mes anterior y 329 menos que en el 2017, es decir un incremento mensual de 6% y una reducción interanual de 4’73%.
En la Canal de Navarrés hay 1.168 parados registrados en el mes de agosto de 2018, por tanto, hay 7 parados más que en el mes de julio y descenso interanual de 3’23%.

En cuanto a la contratación, en La Vall d’Albaida se han registrado 2.116 contratos este agosto de 2018, lo que ha supuesto 54 contratos más que en el 2017 es decir un 2’62% de aumento interanual. Por géneros, 829 han sido a mujeres (39’18%) y 1.287 a hombres (60’82%). La contratación indefinida mensual de agosto 2018 es de 166 contratos (7’84%) y la contratación temporal es de 1.950 contratos lo que significa un 92’16%. Respecto el 2017, la indefinida aumenta en 25 contratos, es decir un 7’84% y la temporal aumenta en 29 contratos, un 1’51%. Los contratos a tiempo parcial son un 39’46% con respecto a los de jornada completa, un 60’54%.

En la Costera se han registrado 1.430 contratos este agosto de 2018, lo que ha supuesto 109 contratos menos que en el 2017 es decir un 7’08% de disminución interanual. Por géneros, 678 han sido a mujeres y 752 a hombres. La contratación indefinida mensual es de 177 contratos y la contratación temporal es de 1.253 contratos lo que significa un 87’62% y la indefinida en 12’38%. Respecto al 2017, la indefinida aumenta en 86 contratos y la temporal disminuye en 195 contratos. Los contratos de agosto 2018 han sido de jornada completa, un 60’14% y un 39’86% a tiempo parcial.

En la Canal de Navarrés se han registrado 833 contratos este agosto de 2018, lo que ha supuesto 266 contratos más que hace un año, es decir un 46’91% de incremento interanual. Por géneros, 405 han sido a mujeres y 428 a hombres. La contratación indefinida de este mes es de 26 contratos y la contratación temporal es de 807 contratos lo que significa un 96’88% y la indefinida en 3’12%. Respecto al 2017, la indefinida aumenta en 10 contratos. Respecto a la contratación por tipo de jornada en este mes, un 75’27% ha sido a jornada completa y un 24’73% a tiempo parcial.

Raül Roselló, Secretario Intercomarcal de UGT,muestra su preocupación ante estas cifras, que dejan al descubierto las deficiencias estructurales de nuestro modelo productivo y la fragilidad del mercado laboral de nuestras comarcas.

Es cierto que el mes de agosto es un mes estacionalmente desfavorable en términos de empleo, puesto que hay muchas actividades que cierran en este período estival (sobre todo en la industria y la construcción), y la reducción de empleo que conllevan no se ve compensada por el tirón del empleo otros sectores, especialmente en el turismo y la hostelería.

Para Roselló, estos datos vuelven a poner de relieve dos circunstancias relevantes:

Primero, que el aumento del empleo y la reducción del paro deben seguir siendo las prioridades de la política económica, porque es el mayor lastre que soporta nuestra economía.

Segundo, que tan importante como la cantidad de empleo es la calidad del mismo, y que esta ha venido empeorando desde el inicio de la pasada crisis, y en especial desde la reforma laboral de 2012. La precariedad se está generalizando, haciendo que los empleos sean más inestables, improductivos e inseguros que nunca. Contratos temporales cada vez más cortos, contratos a tiempo parcial involuntarios, becarios en fraude de ley, empresas multiservicios y subcontratas que tan solo sirven para devaluar los salarios y las condiciones laborales, falsos autónomos y plataformas digitales que hurtan derechos laborales a los trabajadores y las trabajadoras. Las formas de la precariedad se han multiplicado, y con ellas, la desigualdad y la pobreza en el mercado laboral.

Por tanto las políticas de empleo deben de ser dirigidas a:
• reforzar la creación de empleo de calidad,
• erradicar la precariedad,
• extender la protección por desempleo y
• hacer más eficaz la labor de reorientación y recolocación de las personas en situación de desempleo, especialmente de aquellas con más dificultades de acceso al mercado laboral.

Resulta imprescindible reforzar las prestaciones por desempleo. La tasa de cobertura, actualmente en el 53’46% deja fuera de la protección a 47 de cada 100 desempleados. Para UGT hay que aumentar el grado de protección, emprendiendo la derogación de los cambios normativos implantados por el gobierno del PP en el sistema de prestaciones por desempleo, contributivas y asistenciales, en cuanto a las condiciones y criterios de acceso.

0
0
0
s2smodern