23 de abril de 2006

La grave crisis industrial que atraviesan los sectores manufactureros alicantinos ha afectado también al colectivo de los jóvenes. ”Ellos son, junto al de las mujeres, de los más discriminados dentro del mercado laboral”, señaló Óscar Llopis, secretario general de UGT en l’Alacantí.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al último trimestre del pasado año revelan que el sector industrial perdió 16.300 puestos de trabajo, al pasar de los 68.500 ocupados en los cuatro últimos meses de 2004 a los 52.200 del mismo periodo de 2005. Para Llopis, el trasvase se ha producido hacia la actividad de los servicios, que ganó 19.600 ocupados el pasado año. De los 171.300 jóvenes empleados en 2004 pasó a contar con 190.900 en 2005.

Salvo este última actividad, tan multisectorial y vinculada directamente con la industria del turismo, el resto de sectores provinciales también perdió empleo juvenil. En el agrícola se destruyeron 7.000 empleos, al pasar de los 14.800 del último trimestre de 2004 a los 7.800 del mismo periodo de 2005. En la construcción, aunque con un impacto menor, se perdieron 800 puestos de trabajo ocupados por jóvenes. Esta actividad que inicia un periodo de ralentización, pasó de tener a 50.500 trabajadores menores de 34 años empleados en 2004 a los 49.700 de 2005.

Por otra parte, los jóvenes, ahora la oficialidad de las estadísticas laborales autonómicas amplían esta etapa de la vida hasta los 34 años, circunstancia que cuestiona UGT, acaparan el 49,40% de los 554.488 contratos realizados el pasado año. Y de ellos sólo el 9,40% tuvieron un carácter indefinido.

 Pero, también son los jóvenes los que rozan el 48% del desempleo provincial. En el cuarto trimestre del pasado año, de los 81.700 parados, 39.100 eran jóvenes de hasta 34 años, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), recogidos por UGT. Esta contradicción que arroja el mercado laboral para los jóvenes, más contratación y más desempleo,  “viene a evidenciar situaciones de precariedad laboral, de temporalidad y máximas rotaciones en el empleo”, según denunciaba la responsable de Empleo de UGT l’Alacantí, Amparo Gómez. “El perfil del empleo juvenil está marcado por la temporalidad”, insiste. Tanto, que registran una tasa de inestabilidad del 70%, frente a la del 68% del Estado y el 38% de la media europea. La temporalidad laboral de la provincia, en su conjunto, también supera el promedio nacional, un 42,1%, frente al 33,8%.

0
0
0
s2smodern