Unión General de Trabajadores del País Valenciano

2 de enero de 2007

2006: ¿Un buen año para los trabajadores? Alcanzadas las postrimerías del presente año es momento de hacer balance para determinar si este ha sido un buen año para los trabajadores y trabajadoras de nuestras comarcas. Si nos centramos en las grandes cifras resulta evidente que este año hemos asistido a una importantes disminución de la tasa de paro que nos vuelve a situar en cifras levemente superiores al 5%, ha disminuido el número de trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo, se ha mantenido  el ritmo de crecimiento de nuestras exportaciones, principalmente las del sector cerámico, se han mejorado  las cifras de ocupación e ingresos del sector turístico,  la construcción sigue funcionando a un ritmo más que notable y tan solo cabe destacar en el lado negativo la mala situación que atraviesa nuestro sector agrícola. Evidentemente con estos datos cualquiera diría que vivimos en el mejor mundo posible.

Sin embargo desde la UGT consideramos que, sin negar estos datos, también es necesario que reflexionemos sobre algunos problemas presentes y futuros que pueden empañar este paisaje de color de rosa. Así pues es necesario recordar  el  elevado nivel de precariedad laboral todavía existente en nuestro mercado laboral y que se caracteriza por una elevada tasa de temporalidad, ausencia de derechos laborales, bajos salarios e incumplimiento de las obligaciones en materia de seguridad y salud. Esto último ha provocado en gran medida el fallecimiento de 32 trabajadores en accidente laboral en nuestra provincia, una cifra que, aunque algunos pretendan restarle valor, debe hacernos reflexionar sobre lo que está sucediendo en nuestros centros de trabajo y la necesidad de seguir trabajando de forma firme y decidida para eliminar la siniestralidad laboral de nuestros centros de trabajo. Al mismo tiempo es necesario recordar que se siguen manteniendo las  dificultades de acceso al empleo de mujeres, jóvenes e inmigrantes, los cuales suelen sufrir las mayores tasas de temporalidad y precariedad laboral.

Evidentemente hay que destacar que durante el presente año, y gracias al acuerdo de los agentes sociales, se han puesto en marcha medidas tendentes a disminuir las elevadas tasas de temporalidad y a compaginar de forma adecuada las necesidades de flexibilidad laboral de las empresas con las necesarias garantías de estabilidad laboral de los trabajadores. En cualquier caso estas medidas deben complementarse con otras que contribuyan a afianzar un cambio en el modelo productivo de nuestro país, tendente a disminuir la elevada dependencia del sector de la construcción y de otros sectores de actividad con bajo valor añadido. En los últimos tiempos todos oímos hablar de la necesidad de mejorar nuestras tasas de productividad, de las más bajas de Europa, y de incrementar nuestras inversiones en I+D+i como fórmula para seguir manteniendo nuestras tasas de crecimiento y cohesión social. Por ello desde la UGT entendemos que en nuestras comarcas necesitamos que, unido al empuje emprendedor de nuestros empresarios y a la mejora en la calidad y estabilidad en el empleo, las administraciones asuman el compromiso de fomentar un desarrollo equilibrado de nuestros sectores económicos, apostando por el reforzamiento de nuestro modelo industrial y fomentando el desarrollo de un sector turístico y de servicios en equilibrio con nuestra riqueza medioambiental y cultural y alejado del cortoplacismo.

En cualquier caso estas medidas brevemente esbozadas no serán eficaces si no se realizan desde el respeto a los derechos de los trabajadores y trabajadoras, garantizando un acceso al mercado laboral en condiciones de igualdad, garantizando unas condiciones laborales dignas, un salario justo, el respeto a los derechos de seguridad y salud y a las posibilidades de formación y promoción en la empresa.

Y para conseguir estas condiciones hemos trabajado durante el presente año desde la UGT y lo seguiremos haciendo en el próximo. Un año en el que continuaremos con el proceso de renovación de nuestros representantes en muchas empresas de nuestras comarcas y afrontaremos la negociación de convenios tan importantes como el del sector del metal, el de las empresas de limpieza o el del sector de transportes de mercancías por carretera.

Así mismo asistiremos al inicio de la aplicación de la Ley para la Dependencia, un autentico hito en nuestro país, fruto también del consenso entre los agentes sociales y que beneficiará a tanto a las personas en situación de dependencia como a aquellas que, mayoritariamente mujeres, ha renunciado a sus posibilidades de promoción personal y laboral para hacer frente al cuidado sus familiares.

Este, por todo lo dicho, ha sido un año en el que la situación de los trabajadores y trabajadoras a tenido avances  pero en el que ha quedado claro que queda mucho trabajo por hacer, y a ese trabajo no vamos a dedicar con mayor ahínco si cabe desde la UGT.

2006: ¿Un buen año para los trabajadores? Firmado: Constantino Calero Vaquerizo, Secretario General de la U.C. Plana Alta-Maestrat-Els Ports de la UGT-PV.

 

0
0
0
s2smodern

 

UGT RGB 300 face.fw twit instayou.fw SNI 

 

2019
Tipo de cotización y prestaciones de la Seguridad Social