Unión General de Trabajadores del País Valenciano

Durante los 20 años que el Partido Popular ocupó el Palau de la Generalitat, las organizaciones sociales, culturales, políticas y sindicales de izquierda fuimos expulsadas de la Procesión Cívica de Conmemoración de la mañana del 9 de Octubre. Por ello encontramos, un punto de encuentro donde reivindicar aquellos temas que nos preocupaban de la actualidad valenciana en la manifestación de la tarde; un espacio donde evidenciar la defensa de nuestras señas de identidad basadas en dos pilares básicos: la defensa de la cultura y la de nuestra lengua. Por todo ello UGT PV ha participado durante todos estos años en esta manifestación y en otras muchas movilizaciones en defensa de nuestra identidad.

Por otra parte, desde 2015, y con la llegada del Gobierno del Botànic al Palau de la Generalitat, a las diputaciones y a los ayuntamientos, se nos ha devuelto a las entidades de izquierdas el derecho a participar en la Procesión Cívica de la mañana del 9 de Octubre, donde junto con los representantes de la ciudadanía en el Consell, expresar nuestro compromiso con el pueblo valenciano. En ese sentido, desde UGT PV consideramos que la convocatoria de la manifestación de la tarde es un acto al que acudir, si se considera, de manera personal, pero no como entidad, ya que hemos recobrado nuestro espacio público en los actos de la mañana.

Por otra parte, UGT-PV lamenta las deplorables y condenables agresiones que se produjeron en la manifestación del año pasado. En esa línea el pasado 6 de septiembre en la reunión de la Comisión del 9 de Octubre, se analizaron los pros y contras de integrarse en la marcha cívica de la mañana y se pidió expresamente su aprobación a los órganos de decisión de las entidades que componen esta comisión. En nuestro caso aprobó la integración en los actos de la mañana en sustitución de los de la tarde, cuestión que la comisión en pleno votó y aprobó por mayoría absoluta. Posteriormente, el pasado 20 de septiembre, en una reunión a lo que no pudimos asistir, se cambió el criterio y se volvió a la manifestación de la tarde, decisión que respetamos pero que no compartimos, por los motivos ya expuestos.

Desde UGT-PV consideramos, además de lo detallado hasta el momento, que la manifestación de la tarde se involucrará en conflictos de otros territorios, que entendemos tienen otros ámbitos para ser planteados. En nuestro sindicato hay personas de todas las ideas, etnias, religiones y de todos los partidos políticos, pero nuestro sindicato es constitucionalista, y somos nacionalistas en la defensa de nuestra tierra, cultura y lengua, pero no somos independentistas. Al revés, somos una organización internacionalista que busca romper las barreras y las fronteras para dar soluciones globales a los problemas y los retos que tiene la clase trabajadora europea en el siglo XXI. Por todo ello consideramos que volver a plantear la manifestación de la tarde con textos como el anterior podría dar razones a la extrema derecha para cargar contra nuestras organizaciones.

Por nuestra parte en nuestro ámbito territorial, nos hemos significado por la defensa constante por nuestra cultura en todas sus facetas, pero también en la decidida y constante recuperación de nuestras raíces, donde hemos protagonizado una apuesta fundamental por recuperar l´ensenyament en valencià; con la firma de las Normes de Castelló en 1932 por nuestro afiliado Enric Soler i Godes; desde su recuperación con nuestros maestros y maestras de la República de UGT como Ángel Llorca, Rodolfo Llopis, Félix Martí, Ramón Rumia, Josefina Castelló, Angelina Carnicer, Palmira Pla; después con la lucha por el Estatut d´Autonomia, y más recientemente con la firma del requisito lingüístico para el sistema educativo en 2002 y para toda la función pública valenciana en 2017, con todos los problemas y ajustes que habrá que ir resolviendo para seguir avanzando.

De ahí la coherencia de esta organización sindical que este año cumple 130 años, que es corresponsable directa de todas las conquistas sociales de las que disfruta la sociedad valenciana actual, y de todas las reivindicaciones que desde la misma se plantean: empleo, pensiones, financiación, infraestructuras, igualdad, revalorización del SMI, recuperación de los recortes de educación, sanidad, etc., políticas sociales, reindustrialización, I+D+i, trabajo para jóvenes, dignificación salarial y un largo etc. de cuestiones que necesitan de todo nuestro trabajo, apoyo y esfuerzo en la actualidad.

Es por ello que la UGT-PV, una vez debatido en sus órganos de dirección y con sus tres federaciones nacionales, ha adoptado la decisión de no sumarse a la manifestación del 9 de octubre por la tarde y, consecuentemente, tampoco al manifiesto. Sólo participaremos en la procesión cívica de la mañana, en un mismo acto que debe servir de unión y respeto para todas las personas que vivimos y trabajamos en esta Comunidad.

0
0
0
s2sdefault